Querido Calvin:

5 de mayo de 2011

Estás en el horno: sólo un tipo ignorante, paniaguado o idiota podría sostener la grosera e ilegal vulneración del derecho a la libertad de expresión que suponen tus declaraciones en Expresiones publicadas el domingo 1 de mayo. El que unas obras no se admitan al Salón de Julio por tratarse de “obras sexualmente explícitas” es un acto de censura previa, una evidente y grosera violación al derecho de un artista que desee participar en el Salón de Julio a expresar sus ideas artísticas a través de imágenes de “obras sexualmente explícitas” (como las que utilizó Gabriela Chérrez en el Salón de Julio de 2007 y con las que obtuvo el primer premio) así como una evidente y grosera violación del derecho de todas las personas a apreciarlas y discutirlas (ese es el propósito del arte, ¿no lo crees, Calvin?). Es probable que te preocupe que esas imágenes puedan ofender a algunas personas y es cierto, eso es probable. Pero querido Calvin, no seas bobito: para evitar que esas personas se ofendan, lo lógico es advertirles del contenido de las obras (lo que se llama, en materia de libertad de expresión, una regulación de “tiempo, lugar y modo”) y que quien quiera observarlas las observe y quien no quiera hacerlo, no lo haga, como corresponde en pleno uso de la libertad de cada uno: de esta forma se concilia el derecho del artista de expresarse y de los ciudadanos de conocer su expresión, así como el respeto a las personas que por su sensibilidad podrían ofenderse con “obras sexualmente explícitas”. ¿Tiene sentido, Calvin, no lo crees?

Es probable que lo creas, porque es probable que no seas idiota como para no entender las sencillas razones por las cuales tu opinión publicada en Expresiones constituye una evidente violación a la libertad de expresión. Pero es que no va de ti, Calvin. Son tus jefes los que te dan la orden y tú eres quien tienes que ponerla cara con chivita mosquetera (piquetera la chivita, eh) y ni modo: te tocó esa. Y da igual, los medios de comunicación, tú bien lo sabes, no dirán nada: su defensa de la libertad de expresión es muy turra, solamente funcional a sus intereses (y entre sus intereses está una devoción –oh, paradoja- casi de “sexualidad explícita” para callar lo que perjudique al Municipio de Guayaquil: ¿quieres ejemplos?: acá, acá y acá). Ningún editorialista lo criticará; la información que se dé, si alguna se da, será insustancial. Tú censuras, en grosera violación a la libertad de expresión, y los medios de comunicación callan, o dicen pendejadas: el ciclo de la “omertá” (el código mafioso del silencio, porsiaca) se cierra bonito. The show goes on.

Pero las cosas se le han puesto más difíciles al show conjunto de la Alcaldía de Guayaquil y los medios de comunicación locales. Las redes sociales rompen ese ciclo absurdo y embrutecedor, y se hace difícil sostener los silencios como antes se hacía, y cada vez es peor. Esta carta abierta dirigida a ti, querido Calvin, quiere contribuir a esa dificultad, o mejor dicho, contribuir a romper esos silencios. Si nos tomamos el derecho a la libertad de expresión en serio, ese debería ser el resultado. Veremos.

Por lo pronto, sólo dejarte constancia de cuán ignorante, paniagudo o idiota te hacen ver tus conservadores y patéticos jefes. Eso, y que te mejores. Saluditos,

Atte.,

xaflag

P.S.- Y ya que estamos, Calvincito, ¿el libro panegírico que escribiste sobre el ministro velasquista que supo ser el viejo de tu Jefe Mayor (con un título trucho que hace referencia a “El Tigre del Bulubulu”, que era el apodo de Pedro Montero –wtf?), era simple devoción particular y chupamedias a tu Jefe Mayor o lo pagamos todos los guayacos con nuestros impuestos? Porque fíjate que los mismos que suelen llorar por la libertad de expresión (a veces y por conveniencia) suelen llorar porque se despilfarran fondos públicos. Y si hay algo que, al menos es eso, es escribirle un libro al papá de tu Jefe Mayor con dineros de la institución que maneja el Jefe Mayor, ¿no lo crees?

* Calvin Huecos (AKA Melvin Hoyos) es Director de "Cultura" del Municipio de Guayaquil (aunque nos pese).

9 comentarios:

Yitux dijo...

El curuchupismo del municipio es ridículo y pensar que alguien que organiza un salón de pintura se sonroje con obras de sexualidad explícita da bastante risa, pero no es ninguna violación a los derechos de nadie.

El artista tiene tanto derecho de hacer su obra como el organizador de un evento tiene el derecho de publicarla o no; por algo hay selección. Mis obras nunca han sido seleccionadas y alguna razón han de tener. Si no nos gusta el Salón de Julio por conservador y atrasapueblo, deberíamos organizar otro, thats it!

Este será el eterno problema con el tema este de la propiedad pública, todos creen que pueden mandar sobre ella.

boris dijo...

Excelente Xavier, esto no es más que una vergüenza y un claro ejemplo de lo retrógrado e irónico que es tener una ciudad que físicamente se muestra como progresista, pero que en el fondo es ultraconservadora.

Ah, y gracias por la reactivación de tu Blog...aunque Twitter es "más mejor" e "inmediato". Ja. Salú.

PD: Hablando de "arte", se me viene a la mente aquel mural que está en el tumbado del salón principal de la alcaldía, donde aparecen los dos "enviados" -el felino y bigote- a "salvar" Guayaquil, en una suerte de mensaje porno-onírico..."Y con plata de todos los contribuyentes"!!! Ja.

Ernesto W. dijo...

Expresiones sólo circula de lunes a sábado, de lo que tenía entendido...

Sebastian Crespo dijo...

Estoy de acuerdo en que el publico tiene derecho a ver incluso manifestaciones obsenas que hasta a la peor pornografia degradan pero un espacio Historico como es el Salon de Julio tiene que dejar fuera de competencia a las obras que a juicio de todos los jurados -no solo de Melvin Hoyos- no se ajustan a las bases del Salon, publicadas en la prensa. Las actuales bases fueron reformuladas en el 2001 usando modelos de espacios similares en Colombia, Brasil y Argentina. Los pintores que hoy no han sido admitidos tampoco lo han sido en el pasado en las bienales cuencanas y eso mucho antes de que Correa trepara al poder. Que te desagrade Melvin Hoyos no deberia ser causa para que pierdas la imparcialidad.

Endivio Roquefort I dijo...

http://balconperegrino.blogspot.com/2011/05/la-maja-descodificada.html

Saludos.

amanda dijo...

Me suscribo Xavier! one more time. Buena la vuelta, no lo dejes, gracias por el post y el calificativo, estan de lujo.

JA dijo...

xaflag, con esos criterios pues entonces que se programen películas pornográficas en televisión abierta a cualquier hora. Bastaría un mero aviso de que el programa contiene imágenes "sexualmente explícitas", ¿no cree? Es una pena que, en aras de una mal concebida libertad, se pretenda afirmar que todo es válido, incluso insultar a quienes opinen lo contrario.

cholula dijo...

Este post es una prueba más de lo que nos perdemos ahora que sólo escribís en 140 caracteres o menos, el twitter ha reemplazado al blog, nadie tiene tiempo para leer más de tres líneas y los escritores se adaptan al mercado... No creo que las redes sociales compensen la falta de espacio (de suficiente espacio para desarrollar estéticamente una idea, no el retrino de un slogan) en el mainstream local para opiniones como la tuya.

Mario Polit dijo...

Estoy de acuerdo en tu comentario sin embargo a mi siempre me queda una duda.

Consideras que debe existir algún limite en cuanto a contenido o debe ser 100% abierto?

Consideras que si esta clara cual es la linea que divide lo pornografico del arte? o crees que es netamente el consumidor quien debe juzgar?

Lastimosamente en nuestro pais, en un mismo salon se le tiene que dar apertura a todos los conceptos cuando la realidad deberia ser otra.

Te dejo esas inquietudes porque yo no las tengo claras, lo que me hace estar de acuerdo con tu comentario es mi ultimo apunte, que aqui solo tienes basicamente un lugar para exponer.

Saludos,


Mario Polit