El Embajador Bloomfield y la República del Ecuador

19 de mayo de 2019


El Gobierno del demócrata Jimmy Carter (Plains, 1.924), Presidente de los Estados Unidos de América entre 1.977 y 1.981, mantuvo como Embajador de su país en la República del Ecuador a Richard J. Bloomfield (1.927-2.011), designado durante el Gobierno del republicano Gerald Ford (1.913-2.006) el año 1.976. El 10 de enero de 1.978, el Embajador Bloomfield escribió un cable muy sabroso sobre la política de los Estados Unidos de América de cara al retorno del Ecuador a la democracia, que demuestra la pequeñez de nuestras élites políticas y económicas.

En ese cable del 10 de enero, Bloomfield informó a su país que, de cara al referéndum constitucional del 15 de enero de 1.978, los actores políticos ecuatorianos discutieron cuatro alternativas: la perpetuación del gobierno militar a través de un “auto-golpe”, la interposición de una Presidencia provisional, la convocatoria a una Asamblea Constituyente, o el uso de algún subterfugio para descalificar a Bucaram. La reacción de los Estados Unidos, decía Richard J. Bloomfield, debía motivarse según si la alternativa escogida avanzaba hacia la meta del “gobierno representativo”.

Richard J. Bloomfield, Embajador gringo entre 1.976 y 1.978

La razón de plantearse estas cuatro alternativas era por el temor compartido por todos los actores políticos (militares, élites económicas de Quito y Guayaquil, partidos políticos) frente a la posibilidad de que el retorno a la democracia conduzca a unas elecciones en las que el pueblo elija a Assad Bucaram, líder populista de Guayaquil. Como lo recuerda el Embajador Bloomfield, el golpe militar del año 1.972 se dio para evitar que se realicen unas elecciones en las que pudiera ganar Assad Bucaram. Esta posibilidad real de que, seis años después, se repita ese escenario de terror donde un rústico hijo de libaneses pueda llegar a gobernarlos por el voto popular, era algo que todos los que cortaban el bacalao en el país deseaban evitar. Los hermanaba una rotunda vocación anti-democrática contra Bucaram.

En el apartado “U.S. Policy”, Bloomfield indicó las posibles reacciones de los Estados Unidos de acuerdo con algunas alternativas descritas. En particular, los escenarios que denegaban la participación popular (como el auto-golpe y la Presidencia provisional) tendrían una posible reacción hostil y negativa de los Estados Unidos. Pero en el caso usar algún subterfugio para la descalificación de Bucaram, Bloomfield recomendaba a su país que mantenga una postura “neutral”.

Finalmente, los políticos ecuatorianos en 1.978, acaso cautelosos, optaron por la alternativa que cumplía el doble propósito de satisfacer sus intereses y de no causar problemas al Gobierno de los Estados Unidos de América: se impidió a Assad Bucaram la participación en las elecciones venideras con una cláusula legal claramente abusiva.

Luego pasó que Bucaram se murió el 5 de noviembre de 1.981 obra de un súbito yeyo al wacho, apenas unos meses después del oscuro deceso de su sobrino político Jaime Roldós, el Presidente de la República que Bucaram había apoyado en esas elecciones en las que a él se le impidió participar, muerto en un supuesto accidente de aviación en mayo de ese mismo año. Tras este par de ilustres finados cefepistas del 1.981 (annus horribilis para el CFP) se volvió a barajar el naipe político del país y en este nuevo reparto quedó un serrano bobo de la DP como Presidente para lo restante de ese período (1.981-1.984) para luego pasarle la posta al siguiente hombre fuerte de nuestra política, León Febres-Cordero (1.931-2.008), quien dominó la escena política hasta el advenimiento de Rafael Correa (1.963) en el año 2.006.

Pero esto que pasó después de las muertes de Jaime Roldós (1.940-1.981) y Assad Bucaram (1.916-1.981) en ese aciago año 1.981 ya no lo pudo prever el Embajador norteamericano Richard Bloomfield en su cable de enero de 1.978. Ni verlo tampoco, no por otra razón como por la fundamentalmente práctica de que el Gobierno del Presidente Jimmy Carter lo trasladó a ejercer como su Embajador en Portugal, ese mismo año 1978. Para marzo de aquel año, Bloomfield gozaba ya de los placeres de Lisboa.

Richard J. Bloomfield murió el 22 de noviembre de 2.011 en Belmont, Massachusetts, por complicaciones relacionadas con el Alzheimer. Contaba 84 años. A él, en el tránsito a este período “democrático” que los ecuatorianos vivimos desde el año 1.979, le cupo hacer una descripción precisa de las miserias de nuestra pequeña, miedosa y anti-democrática clase política.

El Municipio del Verano del '92: "crear conciencia"

18 de mayo de 2019


El 3 de agosto de 1992, días antes de que el expresidente León Febres-Cordero asuma la Alcaldía de Guayaquil, Expreso mostró su respaldo a esta futura autoridad en una causa que dicho diario (llamado “de la vida nacional”) juzgaba como fundamental: “crear una conciencia guayaquileña”.

Editorial del 3 de agosto de 1992.

El problema es que el ciudadano que aquella “conciencia” debía superar con un nuevo y “consciente” ciudadano sirve como una descripción del ciudadano del Guayaquil del año 2019:

“Los habitantes de Guayaquil nos singularizamos por arrojar papeles, cortezas de frutas, envases ya usados, etc., porque todo lo dejamos para que el ‘servicio de limpieza’ se encargue de recoger los desperdicios. No hay conciencia cívica, amor a nuestra urbe, cuidado elemental por la ciudad en la cual vivimos”.

La Alcaldía de Guayaquil mal podría negar que esto sigue así, pues ha sido su recurrente excusa para justificar las inundaciones en la ciudad (“la gente es sucia, por eso se taponan las alcantarillas”).

Pasaron ocho años con León Febres-Cordero, diecinueve años con Jaime Nebot, pero la conducta del guayaquileño se mantiene casi invariable después de 27 años socialcristianos.

El rapto jipi fue muy breve. “Crear conciencia” fue apenas el anuncio de un fracaso por venir (uno de tantos). 

La calle Emelec

16 de mayo de 2019


Por disposición municipal el nombre de la calle San Martín, entre la Avenida Quito (lado Este) y la ría, es “Club Sport Emelec”. Hace un par de años (mayo de 2017) conté 27 letreros que registraban este nombre en ese tramo. Dos años después, extrañamente, esa cifra ha disminuido.

Acompáñenme a ver esta triste historia:

¿Qué es valer verga?: No poner el nombre de tu calle en tu propio estadio. [Av. Quito, SE]
El Ñato, mientras atrapa la balona: "No valgan tanta verga y pongan el puto nombre".
Consta el nombre. [Av. Quito, NE]
Les vale. [Pedro Moncayo, SO]
Consta el nombre. [Pedro Moncayo, NO]
WTF?
No, no, seriously, WTF? Feísima tu huevada.
Les vale. [Pío Montúfar, SE]
Les vale. [Pío Montúfar, NE]
Consta el nombre. [Pío Montúfar, NO]
¿Qué es valer verga? Parte II. [Pío Montúfar, NE]
El Ceibo y la nada. [Guaranda, SE]
Consta el nombre. [Guaranda, NE]
Mucha devoción a los colore', pero nada de nomenclatura. [Guaranda, NO]
Consta el nombre. [Guaranda, SO]
Les vale. [Villavicencio, SE]
Consta el nombre. [Villavicencio, NE]

Les vale. [Villavicencio, NO]
Consta el nombre. [Villavicencio, SO]

Consta el nombre. [Ambato, SE]
Les vale. [Ambato, NE]
Consta el nombre. [Ambato, NO]
Les vale. [Ambato, SO]
Lo retiraron. [6 de marzo, SE]
Consta el nombre. [6 de marzo, NE]
Les vale. + Mi chiva. [6 de marzo, NO]
Les vale. [6 de marzo, SO]
Al 'Medical Center' también le vale trozo la nueva nomenclatura.
Retirado. [Lorenzo de Garaycoa, SE]
Consta el nombre. [Lorenzo de Garaycoa, NE]
Les vale. [Lorenzo de Garaycoa, NO]
Les vale. [Lorenzo de Garaycoa, SO]
Les vale. [Rumichaca, SE]
Parcialmente tapado. [Rumichaca, NE]
Les vale. [Rumichaca, NO]
Consta el nombre. [Rumichaca, SO]
Welcome to the esquizofrenia*. [Noguchi, SE]
Les vale. [Noguchi, NE]
Pero salva el poste. [Noguchi, NE]
Les vale. [Noguchi, NO]
Les vale. [Noguchi, SO]
Consta el nombre. [Coronel, SE]
Les vale. [Coronel, NE]
Consta el nombre, un poco mancillado. [Coronel, NO]
Les vale. [Coronel, SO]
Les vale. [Chimborazo, SE]
Consta el nombre. [Chimborazo, NE]
Les vale. [Chimborazo, NO]
Consta el nombre + vuelta bici. [Chimborazo, SO]
Les vale. [Chile, SE]
Les vale. [Chile, NE]
Consta el nombre. [Chile, NO]
Consta el nombre. [Chile, SO]
Consta el nombre. [Eloy Alfaro, SE]
Les vale. [Eloy Alfaro, NE]
Consta el nombre, borrado. [Eloy Alfaro, NO]
Al 'Hospital del Día' claramente le importa pija lo que diga el Municipio, o quiera el Emeleb. [Eloy Alfaro, SO]
La ría. Una bandera raída, palmeritas y una pobreza invariable desde los ochenta: los trópicos.

Hay 52 esquinas + la ría entre la avenida Quito y el muelle San José, mostrado en toda su gloria apenas arriba, es decir, 53 posibilidades de nomenclatura: 23 registran el nombre “Club Sport Emelec”, como ordena la Ley local (aunque manchados con spray o tapados con vigas). Un total de 29 esquinas + la tropical ría (qué extraordinario lugar para poner un bar con motivos de Emelec, al final de la calle de su nombre y con vista a la ría, pero si ni el nombre pueden poner en sus esquinas...), es decir 30, que o bien ignoran toda nomenclatura (el caso de 14 esquinas + la ría) o conservan la nomenclatura original de Calle San Martín (15 esquinas). El saldo es que al nombre “Club Sport Emelec” se lo maltrata de una manera generalizada: lo ignoran la clínica y el hospital, a sus letreros o los retiran o los cubren o los manchan, e incluso el propio Emelec como club prescinde de usarlo en las dos esquinas de su estadio en las que bien podría (habría bastado una llamada de Rachito al Bigotón para colocarlos, pero fue puritita desidia).

Así las cosas, el Municipio no es capaz de cumplir con la norma que dictó (incluso hubo concejales “emelecistas” que se opusieron a su cumplimiento) en beneficio de este “club chico”, incapaz de hacer respetar su propio nombre.

P. S.: ¿Qué es valer verga? Parte III: Perder el Clásico en el estreno del (¿irrepetible?) estadio Katherine Cronin. Síganla chupando. 
* Si la cantaste como la canción de Los Rabanes, ganaste no-se-qué.