Racismo y taxismo

29 de septiembre de 2010


Coincidencias en Pascuales, ayer he empezado la lectura del libro Racismo y discurso en América latina cuyo coordinador fue el holandés Teun van Dijk (mucha e interesante información de este personaje, en su página web www.discursos.org) y me he encontrado, ayer, con este artículo de Felipe Burbano de Lara (una de las pocas personas que siempre vale leer en el periodismo de opinión local) y, hoy, con este artículo de Aníbal Bonilla, ambos, en buena medida, en sintonía con el discurso crítico que postula van Dijk. Tal parece que Rosita, la taxista, se las trae.


Como se las ha traído también el taxismo en clave blaugrana, que le pasó cuatro al coso amarillo que preside el inútil de Maruri. Nuevo papelón: Maruri es un animal de costumbres.

Final: dos vídeos de Teun van Dijk, right away y para bolear (a las 4:31 del primer video la enfocan a Nelsa Curbelo, ¿no?):


American Psychobolche


La pesadilla latinoamericanista ya está aquí.

Romper una canción (Vinagre y rosas)

28 de septiembre de 2010

Intenté agarrarle el gusto al último disco de Sabina vía intra-literaria: me conseguí Romper una canción, libro escrito por Benjamín Prado sobre el viaje literario de ambos el que, según Sabina, debía hacerse porque “yo vivo en una felicidad doméstica de la que es imposible sacar un verso; pero tú [Benjamín] estás hecho polvo, y eso es una mina. Te propongo aprovecharme de tus desgracias y que nos vayamos por ahí a escribir canciones contra tu ex novia”; ese “por ahí” se convirtió en Praga y ese libro que se escribió en su contratapa promete contar “esa aventura que fue puro rocanrol, llena de versos y versos tachados, chicas que vienen y que se van, viajes, música, alcohol, risas y, sobre todo, lleno de una amistad sin fronteras ni direcciones prohibidas”. Una promesa que, a pesar de cierta anecdótica gracia, retruécanos y humoradas, el libro termina por incumplir ampliamente.

Yo intuyo, de bote pronto, dos problemas en el Sabina actual: el afán de hacer caja y esa “felicidad doméstica”, que es la ausencia de calle y drogas en la lírica sabinera. El afán de hacer caja se nota en la inclusión en el disco de zanguangos tipo Pereza, pero mucho, mucho más grave, es la ausencia de calle y drogas (la que se ha lamentado por acá) que se nota en esa lírica tan apoltronada, de esquina con brandy y perro sabueso. Una lírica que se merece otro registro y no este pronto-a-convertirse en papelón. No se lo merece el viejo y puñetero Sabina.

Para precisar: en uno de esos hermosos libros que escribió mi casi tocayo Javier Menéndez Flores, se consigna la frase de Sabina que decía que el último disco de Manu Chau “apestaba a autocomplacencia”: botellita, porque no a otra cosa apesta este último disco de Martínez, así como el libro de Prado que intenta reivindicarlo y que sólo sirve para añadirle fetidez a lo que ya, curtido en aséptico tiramisú, muy mal olía.

Nota random de salida: mejor que Sabina se quite la careta y diga de manera directa lo que sus canciones dicen de manera sinuosa (con letras como “Tendrás sexo conmigo y después te echaré a la mierda”, “Si te dije que te quiero es porque estaba drogado”, “Puedes estar en mi cama, pero si quieres amor te puedes ir a la re puta que te parió”, “En los intervalos que hay entre nuestra actividad sexual me aburro mucho”, ja). O sea: mejor este Joaco que aquel Martínez y su partner-in-crime de autocomplacencia:

Cómo cocinar a un Cristo

27 de septiembre de 2010


“Sale completamente solo”, ja.

Mecánica nacional

26 de septiembre de 2010


Una versión mexicana (1971) de La autopista del Sur, de Cortázar: El laberinto de la soledad en clave de humor y aplanado en multitudinaria carretera.

Opus Dei, una cruzada silenciosa

25 de septiembre de 2010


Sostiene Volpi en El insomnio de Bolívar que es “imposible entender a América Latina sin la religión católica y sus vericuetos: su férrea moral y su hipocresía cotidiana; su vocación por los pobres y los indígenas y su cercanía con los ricos y los poderosos; su solidaridad con las víctimas y su complicidad con los torturadores; la educación que ofrece a sus élites y su rescate de los desheredados; sus lazos con la teología de la liberación y sus vínculos con los siniestros Legionarios de Cristo o el Opus Dei”. (En mi inventario de vicios no se cuenta la religión católica.) Sobre esta última institución, el Opus Dei, un documental ilustrativo a cargo de Marcela Said y Jean de Certeau, por acá.
(Me imagino a John Stuart Mill mirando el fragmento en que habla José Miguel Ibáñez, en el piso de la risa.)

El Dios de Pinochet

24 de septiembre de 2010




El Dios de Pinochet: un retrato de familia del “fascismo” iberoamericano. El libro es menos de lo que yo esperaba (tiene más de divulgación que de análisis profundo) y se le notan las costuras, pero resulta sumamente útil para documentar y atizar un justificado desprecio.

Nito en Guayaquil


Nito en Guayaquil, íntimo, sobrio y bien. Canción para mi muerte:

En la pequeña foto, con Nito y su facha de prócer.

El Gobierno del domingo (#?a)

22 de septiembre de 2010

Attention mesdames et messieurs, que no va a empezar el show del maestro rosarino, pero sí el Gobierno del domingo (#?a), por acá, acá et acá.

El Feo (Lupera se revolea unos mangos)

21 de septiembre de 2010


Fausto Lupera no es nuevo en este espacio: fue el primer galardonado en el ranquin de la infradotación, en el que ya Lupera exhibió su “mirada astuta”. La acuciosa investigación de xaflagcorp. (hice clic en unos pocos enlaces de The Clinic) permite revelarles que esa “mirada astuta” de Lupera, bajo la aparente influencia de objetos y/o sustancias, le ha servido ahora para revolearse unos mangos en una potonovela que nos conduce por los meandros morales e intelectuales de este personaje. Sin más preámbulo, algunas muestras del producto de su esforzado trabajo:






Mestre en Guayaquil

20 de septiembre de 2010



Out of fucking nowhere, el gran Robin de García en Guayaquil, jueves 23, Teatro Fedenador, 20h30 (Una entrevista a NM, en su última visita a Ecuador, por acá). Más datos, por acá.

Jazz en el Maac

19 de septiembre de 2010

Este fin de semana, en el MAAC Cine de Guayaquil se presentaron el viernes, el quinteto alemán Subtone y el sábado, el trío de Mario Canonge (él, francés de Martinica, en el piano, acompañado de Linley Marthe, de Islas Mauricio, en el bajo y del holandés Charles Sandjoe en la batería). Lo de Subtone, excelente; pero lo del personal Canonge, uffff, excepcional. Todo un lujo. Una entrevista a Canonge, acá, sendos vídeos a continuación:

Puerto Santa Ana vs. Vía Perimetral (primero, la gente)

18 de septiembre de 2010

Una nota que el jueves 16 publicó El Universo consignó el dato, referido por el Gobernador del Guayas, Roberto Cuero, de que en Puerto Santa Ana el Municipio de Guayaquil ha invertido 50 millones de dólares. Puerto Santa Ana es un fiasco que no se vende (al que ni siquiera sus administradores le respetan su grafía, para elevar el puntaje en el guatdefacómetro): Puerto Santa Ana es un capricho de yuppies para yuppies, financiado con dineros públicos. Allí viven, al día de hoy y dicho sea con generosidad, unas pocas decenas de personas; en los alrededores de la vía Perimetral, (mal)viven más de medio millón. Y sin embargo, en la vía Perimetral, a pesar de ser la vía más peligrosa de la ciudad y a pesar de que la CTG había advertido la necesidad de implementar pasos peatonales (y que su funcionario encargado de Obras Públicas, Jorge Berrezueta, había declarado que se analizaba incluirlos en los planes del 2010), el Municipio de Guayaquil no ha invertido en ese rubro ni un centavo. Recién ahora, espoleado por la tragedia ocurrida este 5 de setiembre, el Municipio incluirá en su próximo presupuesto la construcción de un paso peatonal y de otras medidas correlativas (semáforos con botoneras, por ejemplo) que si habría existido genuino interés en ese sector deberían haberse implementado hace ya mucho tiempo. Pero las personas que viven en los alrededores de la vía Perimetral (en cuya construcción estuvo involucrado, de manera polémica, el mismo Nebot) que son muchísimos (en una proporción aproximada de 1000 a 1 en relación con quienes viven en Puerto Santa Ana) no son yuppies (o pelucones, o de la argolla, etc.: en fin, que no son la “gente”, porque primero la gente, ¿se acuerdan?) y entonces no merecen, pobres, por pobres. Todo un modelo de desarrollo. Pfffff.

Sin códigos

17 de septiembre de 2010

Cómico ejemplo de lo que es no tenerlos, gracias a la muy bizarra Crónica TV:

Secuencia en Sumo: directo, tributo, parodia

16 de septiembre de 2010



Maruri es un champ

15 de septiembre de 2010


No, el champ al que hago referencia no es, por supuesto, aquel “elegante cadáver”: ese gil sólo colecciona derrotas y papelones, sinónimo de calamidad pública. El champ en cuestión es el jumento de la foto y su victoria se explica, en palabras de El Diario (“manabita de libre pensamiento”, como se autodenomina) de la siguiente manera: “Varios asnos fueron llevados ese día al concurso, muchos disfrazados con llamativos atuendos y luego que participaban de un desfile fueron los presentes quienes con su votación determinaron cuál de ellos fue de su agrado. Al poco rato se contabilizaron los votos y fue Maruri, el burro vestido con el uniforme de Barcelona, de propiedad de Rubén Moreira, quien ganó el concurso en forma mayoritaria”.

¡Enhorabuena!: al fin, Maruri vence en algo (aunque sea por interpuesto jumento, pero vamos, algo es algo): que se vaya entonces a montar a su homónimo vencedor a Pedernales y a encandilar a esa peluconada de orejas largas de por allá, ese sería un muy buen plan para este gil. O, en todo caso, un plan bastante mejor (porque cualquiera lo es, en realidad) que dirigir una institución deportiva para lo cual, ha sido muy evidente, el Maruri que ni siquiera es este jumento está sobradamente incapacitado.

A la Vera

13 de septiembre de 2010


“Todo el talento de ciertos hombres se reduce al arte de hacer creer que poseen todos aquellos talentos que no tienen”.

De pasadita, esta agudeza que Giovanni Papini consignó en su libro Exposición personal, la que me describe el talento de cierto “activista político” de reciente data cuyo efectismo cultivado en la pantalla (no dudo que, en alguna medida, meritorio en ese ámbito) provoca la ilusión de un talento político (ideológico y agonal) del que carece, al tiempo que oculta (aliados, financistas) que, a quienes componemos el público votante, nos interesa saber.

Gobierno del Domingo (#?)

12 de septiembre de 2010

Este personal tiene onda, por acá, acá, acá, acá y acá.

Random García

video

Random y literatura de fútbol


Un dato random sobre literatura de fútbol en esta ciudad: el libro Historias insólitas de los Mundiales de Fútbol, de autoría de Luciano Wernicke, puede encontrárselo a la venta en un local situado en “todo lo que es” la esquina de las calles Riobamba y Quisquís, en el mero centro de esta tropical ciudad. Lo random de esta nota que consigno es que dicho local lo vende entre champús y acondicionadores capilares, porque se trata de una peluquería sin nombre pero con todos sus juguetes: la silla clásica, los pósters ochenteros, el tricolor azul, rojo y blanco. Y este libro de fútbol de Wernicke (cuyo epígrafe es “podés hacer un gol y podés llevar tu nombre al cielo”) que empieza con referencias a Ts’uh Kúh y al Kennington Oval y que nos cuenta del primer mundial, entre otras cosas, sobre el Conte Verde, Andrés Mazzali, “haremos lo de siempre, ganarles a los argentinos”, Bosko Simonovic, Carlos Gardel, Alex Thépot, “Nolo” Ferreira, Fernando Paternoster, “Panchito” Varallo y el diagnóstico del Dr. Campisteguy, Jan Langenus, “Ganamos la copa porque pusimos más sangre” y nos lo cuenta bien, como nos cuenta también la historia del resto de certámenes (menos del último) en ese mismo tenor y con esa misma gracia, se lo vende, junto a textos de autoayuda, a sólo 10 mangos en el sitio antes indicado. No sé si el libro lo vendan en lugares más convencionales (librerías, digamos) ni a qué precio lo vendan si es que lo venden, pero el sólo hecho de comprarlo en una peluquería, creo, is worth the trip!

Pega la vuelta

7 de septiembre de 2010

He vuelto. Ni yo para contarlo ni ustedes para saberlo, pero me he entretenido bastante en el ausente mientras. Este espacio será lo que yo quiera que sea y ahora mismo, pegada la vuelta, quiero que sea un lugar desde donde pueda escucharse al Instituto y a Los amigos. Luego veremos que pinta y mientras: