El stand-up de Bucaram [2017]

22 de junio de 2017


El primer discurso de Abdalá Bucaram (n. 1952) en Ecuador, después de su fallido retorno en abril del 2005, se llevó a cabo en las calles Francisco Segura y la 24 de esta ciudad de Guayaquil, el sábado que pasó. Su manantial de guatdefoquismos se puede ejemplificar con los siguientes 10 puntos, en un creciente “WTF?

Bucaram en tarima. Fuente

10) “Yo necesito que nadie se mueva. Estoy hablando con mi pueblo, pues”. Esta frase fue un síntoma porque, en general, Bucaram estuvo incómodo en la tarima. Y como es un incontinente verbal, lo hizo notar [25:55-26:10].

9) Le envió un mensaje “cifrado” a Jaime Nebot: le va a extender la mano “aunque se me lleve las huellas digitales” [46:49-46:55] (1).

8) “Yo tuve varios traidores, y deben saber la verdad. La primera, una señora [Rosalía Arteaga], que fatigaba su cuerpo con mis enemigos, para dar un golpe de Estado. Un traidor, testaferro, llamado Fabián Alarcón. Y unas Fuerzas Armadas oligárquicas, que se entregaron a un general que me traicionó [Paco Moncayo]”. Su “confesión” sobre el golpe de Estado es de una simpleza conmovedora [23:29-24:00] (2).

7) Su cuento sobre el político argentino Juan Domingo Perón, “ladrón, cabrón y maricón”: un larguísimo divague para llegar a la conclusión de que “el pueblo quiere a Abdalá” [20:18-22:32].

6) “El Loco no es de esos políticos que cuando bailan, bailan para atrás. Yo bailo para adelante” (gesto lascivo incluido). Bucaram es un adulto mayor, que piensa y vive como un adolescente perpetuo [19:58-20:07].

5) Se atrevió a sugerir que había sido un excelente alcalde de Guayaquil (“Alcalde insuperable”) [43:30-43:40].

4) “Este partido se llama pueblo contra oligarquías ecuatorianas, compatriotas”. This is good ol’ populism [36:38-36:48]

3) Abdalá está en una misión divina: “Porque Dios, Dios, a sus elegidos, les deja tinta en el tintero. Y acá llego yo, lleno de tinta, por arriba, por abajo y por todos lados, pura tinta, para cobrármelas a las oligarquías nacionales. Un aplauso para El Loco” [41:17-41-40].

2) “Cuando nos limpiamos el trasero, nos limpiamos con papel blanco, compatriotas”. Una exaltación anal de la lucha contra el racismo, al servicio de la ultra-demagogia [28:55-29:55].

1) “Yo he visto llorar a Dios, yo he sentido llorar a Dios”: en su delirio de ser un Elegido de Dios (v. punto 3), Bucaram no es que le haya visto las nalgas en la zarza como Moisés... es que lo ha visto a Dios mismo, y además, ¡lo ha visto llorar, lo ha “sentido” llorar! [26:38-27:50]

Troesma.

La verdad de la milanesa: Abdalá Bucaram ya no electriza a su público, apenas lo entretiene. En este país, ya distinto al país que había 20 años atrás y que lo eligió presidente en vez de elegir a su enemigo Jaime Nebot, Bucaram está condenado a desempeñar un rol más o menos marginal.

Pero una cosa es cierta: Bucaram buscará recuperar su espacio en Guayaquil, a costa de su viejo enemigo. Y tiene un ventilador y un montón de mierda para tirarle.

(1) Es moneda común que El Loco lo raye a Nebot de ladrón con este chiste, v., ‘Usted escucha a Correa y es una mala copia de Bucaram’. En general, como le ganó en la elección más importante de su vida política, Bucaram lo tiene a Nebot para el chuleteo, pues “Nebot jamás superó su derrota electoral”, en razón de lo cual Bucaram afirma que “él vive lleno de odio y yo lo entiendo, porque la gente le hacía bromas, desde el día antes de la elección (segunda vuelta electoral). La gente decía en las calles que Nebot le había dicho a su mujer: “Mijita, desde mañana te acostarás con el Presidente de la República”, y la mujer había dicho: “¡No, por favor, con Abdalá no!”, Ibíd.
(2) El cuento de El Loco es que Rosalía Arteaga vacilaba con Paco Moncayo y su hermana, Claudia, con el embajador de la Yoni, Leslie Alexander, v. Ángel Beccassino, ‘¿Quién le teme a Abdalá Bucaram?’, Editorial Nuevamerica, Bogotá, D.C., 2006, p. 125.

Presidentes constitucionales con menos de un año en funciones

21 de junio de 2017


Esta lista corresponde a una oncena de fulanos que en la República del Ecuador fueron elegidos (por distintas vías, pero todas ellas arregladas a la Constitución vigente en el momento de su elección) Presidentes Constitucionales y duraron menos de un año en funciones. Por distintas razones:

1) Diego Noboa Arteta (1789-1870).- Noboa fue elegido por una Asamblea Constitucional el 25 de febrero de 1851. Gobernó desde el 26 de febrero de 1851 hasta el 13 de septiembre de ese mismo año, cuando fue destituido por el golpe de Estado de José María Urbina.
2) Javier Espinosa Espinosa (1815-1870).- Espinosa fue elegido por el Congreso Nacional. Gobernó desde el 20 de enero de 1868 hasta el 19 de enero de 1869, cuando fue destituido por el golpe de Estado de Gabriel García Moreno.
3) Antonio Borrero Cortázar (1827-1911).- Borrero fue elegido por voluntad popular. Gobernó desde el 9 de diciembre de 1875 hasta el 8 de septiembre de 1876, cuando fue destituido por el golpe de Estado de Ignacio de Veintimilla.
4) Lizardo García Sorroza (1844-1927).- García fue elegido por voluntad popular. Gobernó desde el 1 de septiembre de 1905 hasta el 15 de enero de 1906, cuando fue destituido por el golpe de Estado de Eloy Alfaro.
5) Emilio Estrada Carmona (1855-1911).- Estrada fue elegido por voluntad popular. Gobernó desde el 1 de septiembre de 1911 hasta el 21 de diciembre de 1911. Falleció de muerte natural.
6) Gonzalo Córdova Rivera (1863-1928).- Córdova fue elegido por voluntad popular. Gobernó desde 1 de septiembre de 1924 hasta el 9 de julio de 1925, cuando fue destituido por la Revolución Juliana.
7) Juan de Dios Martínez Mera (1875-1955).- Martínez fue elegido por voluntad popular. Gobernó desde el 5 de diciembre de 1932 hasta el 19 de octubre de 1933, cuando fue destituido por el Congreso Nacional.
8) José María Velasco Ibarra (1893-1979). Velasco fue elegido por voluntad popular en cuatro de sus cinco presidencias. Así fue en su primera, en la que gobernó desde el 1 de septiembre de 1934 hasta el 21 de agosto de 1935, cuando fue destituido por el Ejército.
9) Mariano Suárez Veintimilla (1897-1980).- Suárez sucedió al coronel Carlos Mancheno Cajas, un fugaz golpista que destituyó a José María Velasco Ibarra en su segunda presidencia. Gobernó desde el 3 de septiembre hasta el 16 de septiembre de 1947, cuando renunció ante una Asamblea Constitucional.
10) Carlos Julio Arosemena Tola (1888-1952).- Arosemena fue elegido por la Asamblea Constitucional, tras la renuncia de Suárez. Gobernó desde el 16 de septiembre de 1947 hasta el 31 de agosto de 1948. Lo sucedió Galo Plazo Lasso, elegido por voluntad popular.
11) Abdalá Bucaram Ortiz (1952).- Bucaram fue elegido por voluntad popular. Gobernó desde el 10 de agosto de 1996 hasta el 7 de febrero de 1997, cuando salió del país con rumbo a Ciudad de Panamá. Lo reemplazó el presidente del Congreso Nacional, Fabián Alarcón Rivera.

En total: Una gestión cumplida (Carlos Julio Arosemena Tola), una renuncia voluntaria (Mariano Suárez Veintimilla), una destitución por el Congreso Nacional (Juan de Dios Martínez Mera), una muerte natural (Emilio Estrada Carmona) y siete golpes de Estado (Diego Noboa, Javier Espinosa, Antonio Borrero, Lizardo García, Gonzalo Córdova, Velasco Ibarra y Abdalá Bucaram).

Nam

20 de junio de 2017


Terminó la presidencia de Rafael Correa, pero este cruzado no logró derrotar a los “malvados” de las redes sociales. Correa, sin embargo, no se ha dado por vencido. Ya fuera de la presidencia, armado de su cuenta de Twitter, ha azuzado a sus “guerreros digitales” (?) al combate:

 
Su efecto en las redes sociales recuerda este video del Sr. Burns:


Hasta Facebook le borró su publicación. Correa sigue en Vietnam. Debería ya abortar su misión, como los estadounidenses hicieron en el Nam de a de veras, en abril de 1975.

Tarjeta "La Guayaquileña"

19 de junio de 2017


Esta fue la alternativa socialcristiana al bono solidario. De lo que son capaces.

Según el alcalde Jaime Nebot, invencible vendedor de humo, la tarjeta “La Guayaquileña” era la competencia del Bono de Desarrollo Humano:

“Ahora vamos a sacar una tarjeta de descuentos especiales, se llama La Guayaquileña. Es gratuita, personalizada, tiene como beneficiarios a cientos de miles de guayaquileños; el primer mes vamos a repartir 300 mil, el segundo mes, otras 300 mil y así seguiremos. Con ella,  casas empresariales de prestigio le darán descuentos especiales en comida, ropa, electrodomésticos y medicinas... Eso tiene un espectro superior al bono, que dan $ 35 para la gente pobre” (1).

De 300 mil en 300 mil, dice.

Por supuesto, la tarjeta fracasó.

(1) ‘Nebot: ‘¿No quieren hacer nada? No lo hagan. Guayaquil no pide favores’, Diario El universo, 9 de octubre de 2009.

Satori

18 de junio de 2017

He contado en una entrada anterior la vez que decidí ser carnívoro el resto de mi vida. Sucedió en la Argentina, país propicio a la buena carne, en un campo en las afueras de Mendoza. Todo era ideal: la carne, el vino, el ambiente. Fue un momento digno de justificar el eterno retorno.

Ese fue el día en el que abandoné el prejuicio urbano (debo decir, de algunos urbanitas) de la sacralidad de la naturaleza. Los animales son hermosos, también en mi plato.

Y acepté en mi corazón, todavía sin conocerla, la frase atribuida a Fran Lebowitz que leí años después en Brasil: “Mi animal preferido es el bife” (1).

(1) de Lara, José Francisco (comp.), ‘Ironia. Frases soltas que deveriam ser presas’, Cócegas Editora, Curitiba, 2005, p. 79. 

A favor de la eutanasia

17 de junio de 2017

1. El escenario

El artículo 14 del proyecto de Código Orgánico de la Salud presentado por el asambleísta William Garzón (aprobado su informe para primer debate por la Comisión del Derecho a la Salud de la Asamblea Nacional el 14 de marzo de 2017) dice lo siguiente con respecto a la eutanasia:

“Toda persona que presenta una enfermedad en fase terminal tiene derecho a recibir atención integral que incluya cuidados paliativos y a planificar decisiones anticipadas para el final de su vida incluyendo la decisión de no ser reanimado o reanimada o el rechazo de acciones para el alargamiento de la vida. El derecho a la planificación de decisiones anticipadas para el final de su vida, en casos de enfermedad en fase terminal, podrá ser ejercido únicamente por las personas que se encuentren en plena capacidad de discernimiento y en completo uso de sus facultades mentales, y en caso contrario por su representante legal o familiares, conforme las reglas establecidas en esta Ley para el otorgamiento del consentimiento informado. Se prohíbe la práctica de la eutanasia”.

Esta redacción es confusa. Se permite la práctica de un acto casi indistinguible del concepto de eutanasia, pero de manera expresa se prohíbe “la práctica de la eutanasia” (¡?). Una redacción así de confusa autoriza a pensar, como lo hizo la exlegisladora del PSC María Cristina Kronfle, que este artículo 14 “esconde conceptualmente la eutanasia” a pesar de prohibirla (1).

Yo creo que no tiene que esconderla. Todo lo contrario, debe mostrarla. Debe exhibírsela y redactársela con claridad, desde el título mismo del artículo, pues su regulación es la lógica consecuencia de la Constitución garantista que aprobamos el año 2008.

2. El argumento constitucional

La regulación de la eutanasia debe ser defendida por las personas de pensamiento liberal. Nuestro fundamento constitucional es sólido: se basa en un derecho de todas las personas (Art. 66 núm. 5) y en un principio fundamental del Estado ecuatoriano (Arts. 1 y 3 núm. 4).

2.1. El derecho al libre desarrollo de la personalidad.

La Constitución establece, entre los derechos de libertad, el siguiente:

Art. 66.- Se reconoce y garantizará a las personas:
[…]
5. El derecho al libre desarrollo de la personalidad, sin más limitaciones que los derechos de los demás.

En este punto, defiero mi argumento a Carlos Gaviria Díaz (1937-2015). Él, como magistrado de la Corte Constitucional de Colombia, fue ponente en la sentencia de despenalización de la eutanasia en el vecino país, expuesta con claridad espantacuras:

“…la Constitución se inspira en la consideración de la persona como un sujeto moral, capaz de asumir en forma responsable y autónoma las decisiones sobre los asuntos que en primer término a él incumben, debiendo el Estado limitarse a imponerle deberes sólo en función de los otros sujetos morales con quienes está avocado a convivir y, por tanto, si la manera en que los individuos ven la muerte refleja sus propias convicciones, ellos no pueden ser forzados a continuar viviendo cuando no lo estiman deseable ni compatible con su propia dignidad, con el argumento inadmisible de que una mayoría lo juzga un imperativo religioso o moral” (2).

Dicho de otra manera: por aplicación del derecho al libre desarrollo de la personalidad, el Estado no puede imponerle deberes a un individuo sobre cómo juzga el final de su propia existencia, pues todo individuo es capaz de asumir “en forma responsable y autónoma las decisiones sobre los asuntos que en primer término a él incumben”.

Esto es liberalismo del bueno (3).

2.2. El principio de laicidad del Estado.

La Constitución establece, entre los principios fundamentales del Estado ecuatoriano, lo siguiente:

Art. 1.- El Ecuador es un Estado […] laico.

Art. 3.- Son deberes primordiales del Estado:
[…]
4. Garantizar la ética laica como sustento del quehacer público y el ordenamiento jurídico.

La claridad de esta redacción es aplastante. Como consecuencia, la legislación sobre todos los tópicos de la salud (incluida la eutanasia) debe ser laica. El concepto “laico” implica que las creencias religiosas únicamente obligan a sus creyentes y que no pueden imponerse a los demás miembros de la sociedad ecuatoriana. Que un Estado se defina como “laico” implica su firme compromiso de respetar la pluralidad en su territorio y de tratar a todos los cultos religiosos en pie de igualdad.

Hay muchos cultos religiosos en Ecuador (en el país existen alrededor de 2.000) y ninguno de ellos puede imponerle sus creencias a los demás miembros de la sociedad ecuatoriana a través de la legislación. Esa es la razón de ser de un Estado laico: servir de barrera frente a esas pretensiones. Si un Testigo de Jehová, por ejemplo, quisiera impedir las transfusiones de sangre en el país porque tal es su creencia, el Estado laico coloca una barrera frente a su pretensión. Le diría a esos religiosos: “Esa creencia únicamente lo obliga a usted” (4).

Pero esto es difícil, en particular con la grey católica. Muchos católicos sienten estos cambios legislativos como una pérdida de privilegios.

Porque hay que recordar que este fue un Estado confesional católico hasta 1906. Y todavía se le nota.

3. Conclusión

Los argumentos liberales a favor de la eutanasia se pueden reconducir a la defensa de dos valores fundamentales en una sociedad democrática: la libertad y la igualdad.

Libertad: La defensa del derecho al libre desarrollo de la personalidad es defender la libertad, en el sentido más cabal de la palabra.

Igualdad: La defensa del principio laico que debe regular el ordenamiento jurídico del Ecuador es defender la igualdad, pues implica tratar a todas las creencias religiosas como iguales: todas con la misma protección para ejercer su derecho a creer y ninguna con el derecho de imponerle sus creencias a nadie, como no sea a sus propios feligreses.

*

(1) Diego Mosquera, Eutanasia: el Código de la Salud lo esconde conceptualmente’, Redacción Médica, 7 de marzo de 2017.
(2) Gaviria Díaz, Carlos, ‘Sentencias. Herejías constitucionales’, Fondo de Cultura Económica, México D.F., 2002, p. 33. La sentencia en cuestión es la Sentencia de Constitucionalidad C-239 de 1997, por la cual la Corte Constitucional resolvió si el artículo 326 del Código Penal, que regulaba el “Homicidio por piedad”, era constitucional o no. Decidió que prohibir el homicidio por piedad era inconstitucional.
(3) Por oposición a las paparruchadas de Ayn Rand y su filosofía para selfish assholes.
(4) Julio M. Lázaro, ‘Los testigos de Jehová no podrán oponerse a las transfusiones de sus hijos’, Diario El país [España], 6 de octubre de 2012.

"Deus lo vult"


Los otros días, encontré esta entrevista al filósofo turinés Norberto Bobbio (1909-2004) en la revista Poiésis, en la que tras afirmar que “siempre hay que volver a Voltaire”, reflexionó que el dicho de las personas religiosas, “si no hay Dios, todo está permitido”, debería…

“… formularse al contrario: sólo si hay Dios, todo está permitido. Si hay Dios, y Dios es todopoderoso, Él lo puede todo, y creo en Él y le obedezco, todo será factible: si hay Dios, ¡a Abraham se le permite matar a su hijo! ¡Cuántos crímenes se han cometido en nombre de Dios a lo largo de la historia de la humanidad: Dios lo quiere!”

Su entrevistador, Otto Kallschueuer, recordó entonces el grito de los cruzados: “Deus lo vult” [Dios lo quiere], a lo que Bobbio acotó: “si Dios existe y yo estoy del lado de Dios, toda crueldad es posible”.

En cuanto a la iglesia católica se refiere, hay un Memorial de Agravios sobre su crueldad y otras yerbas.

La derrota del urbanismo verde (en dos imágenes)

16 de junio de 2017


El urbanismo marca PSC, mostrado en dos parques del sur de Guayaquil:

Ciudadela "Los Almendros". Enrejada una parte de la ciudadela, esto impide a sus habitantes el acceso directo a un parque, también enrejado, situado a escasos metros de ella.

 
Estación "Barrio Cuba" de la Metrovía. El triunfo total del adoquín por sobre las áreas verdes. El denominador común en Guayaquil.

Benjamín Ortiz (Naipe Centralista)

15 de junio de 2017



Con ustedes, el “Jefe mayor de los sociólogos vagos” que colmaron las columnas del extinto diario Hoy. Se lo acusa de ser, junto a Jamil Mahuad (que en ese entonces era alcalde de Quito) uno de los que manejó la caída de Bucaram en 1997.

Y también de tener una trabazón mental: tener una visión del país “encerrada en el callejón interandino”.

Rodas: pop y descontrol

Es probable que la administración de Mauricio Rodas en Quito tenga los días contados. A un gobierno muy torpe, lo torpedea además las imputaciones de corrupción a su círculo cercano por el caso Odebrecht.

En realidad, Mauricio Rodas como Alcalde de Quito es un producto del márquetin político. Para acceder a un cargo de elección popular, se logró vender a Rodas como una alternativa fresca frente a su contrincante, Augusto Barrera. Pero una vez en el poder, Rodas resultó ser una autoridad sin sustancia. Nunca la tuvo. Todo era maquillaje.

This is what happens, Larry* cuando, sin escrúpulos, la gente de márquetin político trata a los votantes de una jurisdicción como si fueran subnormales. Y realmente el problema no es ese (eso parece ser casi una hipótesis de trabajo en ese gremio), el problema es cuando le aciertan. Como le sucedió al cantón Quito en las elecciones del 2014. 

* Larry, el auto rojo es Quito.

Guayaquil con miedo

14 de junio de 2017

Por estos días, mientras en Guayaquil su Alcaldía ha dispuesto la electrificación y la construcción de rejas más altas en los perímetros del parque Centenario y del malecón, en Barcelona se ha discutido sobre “Ciudades sin miedo” (1). En este encuentro participaron más de 180 ciudades de los cinco continentes, pero ninguna de Ecuador.

A diferencia de ONU Hábitat, donde la Alcaldía de Guayaquil justificó su inasistencia con una mentira colosal (2), para el encuentro “Ciudades sin miedo”, la Alcaldía de Guayaquil no envió representante alguno. Lo hicieron ciudades como Vancouver, Venecia, Rosario, Río de Janeiro, Seattle, Sídney, Tokio. Pero Guayaquil, no.

Pues, ¿por qué lo iba a hacer, si lo suyo es precisamente el negocio del miedo? Tómese el ejemplo de la disposición de electrificar y elevar el tamaño de las rejas: como lo afirma la Fundación Siglo XXI en su comunicado sobre el enrejado del parque Centenario, el único objetivo de esta medida es “brindar mayor seguridad a los usuarios del lugar y visitantes”. Pero para fundamentar su decisión, como lo comentó el redactor de diario Expreso, la fundación “no detalló si esta medida responde a algún antecedentes delictivo o si surge a raíz de una situación en particular, y se limitó a explicar en el documento que la decisión es ‘por seguridad en general’” (3).

Pero no es la arbitrariedad de una decisión de la administración de Guayaquil lo que debe preocuparnos, llegados a este punto. Lo realmente grave es que esta decisión de electrificar o de elevar el tamaño de un enrejado es una muestra cabal de cómo se administra una ciudad con criterios obsoletos.

Porque electrificar y poner unas rejas aún más altas… ¿es en serio? ¿No se pudo pensar en otra alternativa, menos onerosa y más útil para el propósito que se busca satisfacer? Con una medida así, cabe preguntarse, cui bono? (4).

(1) Sobre la electrificación de las rejas en el parque Centenario, v. Ronald Soria, ‘Tres semanas, con derecho de admisión’, Diario Expreso, 2 de junio; sobre la elevación de las rejas en el malecón, v. ‘El malecón eleva el cercado’, Diario Expreso, 14 de junio de 2017. “Ciudades sin Miedo” fue un encuentro internacional de municipios que organizó Barcelona en Comú entre el 9 y el 11 de junio, en el que se debatió el rol de las ciudades en un mundo donde ellas “se están convirtiendo en el lugar desde donde defender los derechos humanos, la democracia y el bien común”. Es decir, se discutió un rol de ciudad opuesto al ideario y praxis de una Alcaldía como la del PSC en Guayaquil, que tan claramente privilegia a los negocios por encima de la participación ciudadana y del bien común.
(2) Sobre la mentira colosal de la Alcaldía de Guayaquil sobre ONU Hábitat, v. ‘El mundo del revés: la Alcaldía de Guayaquil y Hábitat III’.
(3)El Malecón eleva el cercado’, Diario Expreso, 14 de junio de 2017.
(4) Porque no se lo olvide nunca: la seguridad (sobre todo la necesidad de la seguridad, que es la provincia del miedo) es un negocio. Uno muy lucrativo.  

El primer exilio de Bucaram


Abdalá Bucaram (n. 1952) vuelve este sábado 17 de junio.

Su vida política empezó como Intendente de la provincia del Guayas durante la administración de su cuñado Jaime Roldós, en 1979. Y su primer cargo de elección popular fue la Alcaldía de Guayaquil. Ganó las elecciones de enero de 1984 y empezó a ejercer el cargo el 15 de abril, cuando todavía gobernaba Osvaldo Hurtado, a cuya administración le organizó dos huelgas (el 28 de mayo y el 7 de junio) (1).

Lo que la revista "La Tuya" conocía como "Guasmoville". Fuente.


En ese entonces, para la derecha socialcristiana sacarlo a Bucaram de la Alcaldía de Guayaquil fue un procedimiento simple. Se tomaron unas declaraciones de Bucaram sobre las Fuerzas Armadas, se las inflamó de ese patriotismo bobalicón tan común en el patriotero y en el político interesado en hacer daño, y se procedió penalmente contra Bucaram por el delito de injurias. Orillado por el gobierno central (Febres-Cordero era presidente, Nebot gobernador) so pena de cárcel, Bucaram se vio obligado a su primer exilio en Panamá, en septiembre de 1985 (2).

Las declaraciones de Bucaram fueron que las Fuerzas Armadas “solo sirven para desfilar en octubre y se llevan la mitad del presupuesto nacional”. Unas declaraciones con las que, visto lo visto en la historia de este país, es difícil estar en desacuerdo. Abdalá Bucaram estuvo sarcásticamente acertado, en la que fue la “razón” para su primer exilio.

(1)Alcaldía de Abdalá Bucaram, una administración que terminó en Panamá’, Diario El Universo, 13 de junio de 2017.
(2) Si bien la práctica del destierro estaba en desuso en nuestra política, bien podría caracterizarse a las acciones impetradas desde el gobierno central para sacarlo a Bucaram del juego político como una forma sui géneris de destierro, ejercido contra un personaje particularmente incómodo. Abdalá Bucaram fue mantenido fuera del país hasta que se le permitió su retorno para participar en las elecciones presidenciales de 1988. Volvió el 1 de agosto de 1987, en helicóptero.

Aguas sucias y su porqué

13 de junio de 2017

Los servicios de agua potable y de alcantarillado sanitario son prestados por la empresa privada Interagua, por concesión de la Alcaldía de Guayaquil hecha el año 2001.
 
Increíblemente, la Alcaldía de Guayaquil conserva una imagen positiva en la prestación de los servicios de agua potable y de alcantarillado sanitario (por decirlo de otro modo, su responsabilidad política está intacta). Esto, aunque no solo que la Alcaldía de Guayaquil ha incumplido con sus propios estándares de eficiencia, sino que a observadores extranjeros independientes, como el periódico inglés The Guardian, les resulta evidente que la prestación de estos servicios es insuficiente.

Se dará cuenta de lo dicho, en los siguientes dos puntos:

Punto 1.- El año 2011, el alcalde Jaime Nebot afirmó que a fines del año 2011 o a comienzos del 2012, “todo Guayaquil tendrá el cien por ciento de agua potable” y que a fines del 2013 o a inicios del 2014, “todos tendrán alcantarillado sanitario” (1)

Por supuesto, esto resultó una mentira. En una entrevista años después de cumplido el plazo autoimpuesto, a fines del 2016, el alcalde Nebot admitió el incumplimiento de lo ofrecido, pues afirmó que todavía “falta 1% para tener agua potable al 100 % por tubería y 7 ú 8 % para acabar el alcantarillado sanitario” (2).

Punto 2.- El año pasado, el diario inglés The Guardian publicó una noticia sobre la prestación de los servicios de agua potable y de alcantarillado sanitario en Guayaquil. Allí, la empresa Interagua explicó su modus operandi: “Los que no tienen títulos legales no tienen derecho a recibir los servicios” (3)

Esta decisión hay que entenderla en el contexto de la arbitraria decisión del alcalde Nebot de excluir de los servicios básicos a una parte de su ciudad, ratificada por su Concejo Municipal compuesto de obedientes alzamanos:

“Yo he tomado la decisión de que aquí no vamos a legalizar un terreno ni vamos a poner una volqueta de cascajo ni un metro cuadrado de asfalto ni un metro de tubería de alcantarillado de agua potable más allá de la Sergio Toral” (4) 

Así, por una arbitrariedad del alcalde Jaime Nebot, decenas de miles de personas al oeste de la ciudad fueron privadas de recibir los servicios de alcantarillado sanitario y de agua potable (así como cualquier otro servicio de obligación municipal). De esta manera lo recogió The Guardian: “[Interagua] no es responsable por el agua y el alcantarillado sanitario de los muchos asentamientos informales de Guayaquil, dejando a muchos de sus residentes más pobres sin cobertura” (5).

Conclusión

A partir de la constatación hecha en el primer punto, se deduce que la gestión concesionada por la Alcaldía de Guayaquil no es eficiente en la prestación de los servicios de agua potable y de alcantarillado sanitario (pues se propone una meta y no la cumple); a partir del segundo punto, se deduce que el Municipio no tiene siquiera la intención de serlo. Su idea de desarrollo de Guayaquil incluye algunos que ganan (los sectores vinculados a la construcción y las clases medias en zonas regeneradas) y otros que pierden (los habitantes de las zonas suburbanas y, de manera general, los más pobres). El resultado es que ni excluyendo a decenas de miles de ciudadanos para acomodar sus cifras siempre vagas, la Alcaldía de Guayaquil alcanza la meta que desde el 2011 había anunciado.

Entonces, ¿por qué se puede creer que la Alcaldía de Guayaquil es “el gobierno local más eficiente”, como lo dice el apartado “Visión” de su página web?

Esto tiene soundtrack

Es probable que se deba a la misma razón por la que en los Estados Unidos de América se creen las mentiras del presidente Donald Trump, de acuerdo con Stephen Fry: por el síndrome de Dünning-Kruger (6). Específicamente, la razón por la que decenas de miles de personas creen que Guayaquil puede ser considerada una ciudad eficiente, es porque existe en el guayaquileño de clase media una “ilusión de conocimiento” acerca de su ciudad, cuando en realidad no tiene ni puta idea (7).

(1) Nebot: "332 obras ejecuta el Municipio"’, Blog de la Alcaldía de Guayaquil, 7 de enero de 2011.
(2) Contacto Directo / Entrevista Jaime Nebot’, Ecuavisa, YouTube, 6 de diciembre de 2016, min. 13:06-13:17”.
(3) Frederika Whitehead, Ecuadorians tired of waiting for a clean up of Guayaquil’s filthy waters’, The Guardian, 26 de mayo de 2016.
(5) Frederika Whitehead, Ibíd.
(6) Chris York, Stephen Fry explains why people believe Donald Trump’, Huffington Post, 15 de mayo de 2017.
(7) No porque sea congénitamente imbécil, por cierto. Esto sucede porque carece de elementos para formarse otro criterio (It’s like a child, who wanders in the middle of a movie…). En Guayaquil, el pensamiento hegemónico que se promueve y se permite en los medios de comunicación locales sumisos al poder socialcristiano, es decididamente favorable a esta tienda política y a su caudillo, Jaime Nebot. Tanto por lo que dicen, pero principalmente (don’t fool yourselves) por lo que se callan.