Muerte por éxito

14 de octubre de 2019


Si algo ha demostrado el estado de excepción que vivimos, es que el dominio político del PSC en Guayaquil es total. Si le conviene a este grupo político atrincherar a un Presidente impopular en nuestra ciudad, pues bloquea los accesos a ella incluso con seguridad privada. Y nadie en el espectro político, ningún otro partido o movimiento, nadie en los medios de comunicación (televisión, radio, o pasquines periódicos) se atrevió a disentir de la medida adoptada por los mandamases locales. (Seguramente, Píterpol Duart los habría mandado presos.)

¿Cómo se ha conseguido esta unanimidad del PSC en Guayaquil? En el caso de los medios de comunicación, con una eficaz distribución de los recursos municipales sumado a cierto temor reverencial frente a las autoridades, les ha bastado (pues de fondo: la mayoría no son periodistas, son mercenarios). En el caso de la opinión pública, el éxito del PSC se debe a una alquimia que ha operado desde 1992: hacer pasar sus opciones políticas por las bondades cívicas, de manera tal que todo aquel que las oponga no es un tipo que piensa distinto, sino un enemigo de Guayaquil. El silencio de estos días, se debe precisamente a esto: durante un estado de excepción, nadie desea ser un enemigo del poder político. Te podría pasar lo que a Alexandra Arce, o Paola Pabón. Y Píterpol is not afraid.

Así, el triunfo socialcristiano fue total: en Guayaquil, durante el estado de excepción, se ha hecho todo lo que el PSC ha querido. El problema fue, que en esta ocasión, ha querido hacer pendejadas.

Me explico: por pendejadas entiendo el traer a su territorio y proteger a un Presidente impopular y defender, con ello, unas medidas que eran rechazadas por la mayoría de los ciudadanos, y hacerlo, además, con un tono decididamente racista. (Incluido el chascarrillo que trasladó al páramo a las aspiraciones presidenciales de Nebot).

Además, la puesta en escena del acto público del PSC, en esta ocasión, fue muy defectuosa: se ninguneó a la Alcaldesa Viteri para darle mayor tiempo y espacio a un Nebot que, si antes de su discurso la había embarrado, después de él la cagó. Raro en él, pero como no tenía enemigo al cual referirse, divagó y divagó. Su retórica, simple y punitiva, no tenía en esta ocasión enemigo al cual destruir, y por eso su divague sin solución de continuidad.

El hecho de ser Guayaquil su feudo inexpugnable (su indudable “éxito”) fue, curiosamente, la condena para el PSC a nivel nacional. El poder hacer de Guayaquil una guarida de las autoridades que el resto del país buscaba y convertirla en la capital momentánea de la derecha autoritaria, demuestra su total manejo y control de la ciudad, pero trajo consigo un alto costo. No en nuestra Guayaquil, pues aquí pueden hacer masomenos lo que les venga en gana. Pero sí en el resto del Ecuador, en particular, en la Sierra: esta defensa de las medidas económicas de un gobierno impopular, en su fondo y por su tono, ha puesto muy cuesta arriba el apoyo de ese electorado a la causa presidencial de Nebot.

Que a Nebot la defensa por la que tanto se empeñó, finalmente, no le haya servido para nada (pues las medidas se derogaron por la movilización popular) sólo demuestra cuán mala fue su participación en este episodio político: lo que él defendía, no prosperó; y lo que buscó que sirva para proyectar su imagen a nivel nacional, le sirvió en cambio para perder a una porción importante y decisiva del electorado. Fue la encarnación de la frase “Ir por lana y salir trasquilado”. Como a una ovejita del páramo, digamos.

Hoy, sus aspiraciones presidenciales están muertas. Y es un caso de muerte por éxito: Pasa, cuando se te ocurre hacer pendejadas.

8 comentarios:

marbol dijo...

Digno de seguir a alguien que tiene la película bien clara

MamaQuil dijo...

Correa también perdió puntos, la Conaie lo tildó abiertamente de "miserable" entre otros insultos, por querer pescar a río revuelto. Oh y el "perturbador" (por decir lo menos) vídeo cantando con unas focas aplaudiendo, al son de los anti héroes de Casa de Papel "Lenin Chao" (https://youtu.be/CkXEPeYZ5Xo), comparar con https://youtu.be/tPHS_BLQYYg. Bien tarantinesco todo esto. Su cordura se esta tornando casi indefendible. Saludos.

MamaQuil dijo...

Pega como soundtrack "politik kills" https://youtu.be/WbyS7QVtOWo

Darwin Hernández dijo...

Gracias su aporte, muy bien retratado la real situación de Guayaquil.

Kevin Amaguaña dijo...

Muy buen comentario, saludos cordiales

Anónimo dijo...

Pienso que la derecha está herida, pero no muerta con relación a los comicios generales del 2021, "sin querer queriendo" se reconfiguraron las fuerzas políticas, con el surgimiento de un nuevo actor (Movimiento Indigena) que hasta antes de esta coyuntura aparecía con casi nada o nulas expectativas dentro del tablero electoral,situación que definitavamente favorece a la derecha en el sentido que golpea directamente a su más fuerte contendor y favorito con miras a las presidenciales: el correísmo. No auguro un triunfo de la CONAIE o su brazo político PACHAKUTIK pero cualquier candidato que coloquen va a fraccionar la tendencia, es decir va a favorecer directamente a los arfiles de la derecha, los mismos que dependiendo del impacto y de la disgregación o atomización que pudiese existir saldrá fortalecida y pondrá seguramente uno de sus candidatos en segunda vuelta.

Anónimo dijo...

Siquiera algo positivo salio de las protestas.

Tras vivir la opresíon policial un poco de cerca, creo que lo que menos quisiera es que el heredero de Leon, el Gatito, tenga posibilidades de asender a Carondelet.

Aunque como que este fenomeno tambien traspasa nuestras fronteras, no? Hong Kong, Chile, Bolivia, Venezuela mismo.

Me interesaria saber su opinion al respecto.

Anónimo dijo...

Cierto, no?

Como decia Xavier en algun momento, en una eleccion, depende mucho quien es tu contrincante.

Muchos dichos mestizos de elite aqui en sierra no votarían por el Dr. Yaku Perez, por ejemplo, me parece.

No se que cual posible candidato podria recibir el suficiente apoyo, tanto de la izquierda como de los centristas, sin acudir a un discurso regionalista.