Escupir para arriba

12 de julio de 2009


Abelardo de la Espriella, a quien se lo considera el “abogado de la parapolítica”, es quien encabeza el grupo de diez abogados que el 6 de julio se presentaron en la Fiscalía de Colombia para, entre otras cosas, solicitar que se denuncie al Presidente de Ecuador ante la Corte Penal Internacional por sus supuestos vínculos con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).
Yo apoyo esta pretensión del grupo de abogados que encabeza Abelardo de la Espriella. La apoyo, porque tengo interés en que la Fiscalía de la Corte Penal Internacional (que dirige el argentino Luis Moreno Ocampo) investigue la situación en Colombia: los posibles crímenes de lesa humanidad que se han cometido en ese país las FARC, el Ejército de Liberación Nacional (ELN), las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC) y el Ejército de Colombia (valga decirlo, la responsabilidad del Estado en crímenes de lesa humanidad se ha probado en varios casos que se han seguido en la Corte Interamericana de Derechos Humanos). Pero en este punto se me dirá que la pretensión que se solicita a la Fiscalía de Colombia es distinta, que lo que se busca es investigar los supuestos vínculos de Rafael Correa con las FARC.
Precisamente: porque lo que revela entonces esa pretensión de los abogados colombianos es la evidente mala fe de discutir un bluff o su profunda ignorancia del derecho internacional en razón de que el que un Estado remita información a la Corte Penal Internacional (al amparo de su potestad para hacerlo, consagrada en el literal a) del artículo 13 del Estatuto de Roma) para que ésta investigue una posible situación que constituya uno o varios crímenes de su competencia (descritos en los artículos 6, 7 y 8 del Estatuto de Roma) no circunscribe la investigación de la Corte Penal Internacional a los términos de la información que el Estado remitió. En otras palabras, si la Fiscalía de Colombia le hace caso a estos abogados colombianos y decide remitir la situación de supuestos vínculos del Presidente Rafael Correa con las FARC, la Corte Penal Internacional podría investigar esos supuestos vínculos de Correa y toda otra situación que en Colombia pueda constituir uno o varios crímenes de competencia de la Corte Penal Internacional (genocidio y crímenes de lesa humanidad –el otro crimen de competencia de este tribunal, los crímenes de guerra, no los puede investigar la Corte Penal Internacional en relación con Colombia porque este es el único país en el mundo que mantiene la declaración que faculta el artículo 124 del Estatuto de Roma que implica la no aceptación de la competencia de la Corte Penal Internacional para investigar esos crímenes). En realidad, es evidente que ni la Fiscalía ni ninguna otra autoridad colombiana será tan torpe como para hacerle caso a los abogados que comanda el “abogado de la parapolítica”, Abelardo de la Espriella, porque para Colombia eso sería escupir para arriba: tiene muy poco que ganar (el supuesto vínculo de Correa es peccata minuta en comparación a las atrocidades que han sucedido en el conflicto colombiano, a las que el Estado de Colombia no es ajeno) y mucho que perder y no querrá hacerlo. Pero ojalá lo hiciera: yo te apoyo, abogado de la Espriella.

4 comentarios:

Pepita dijo...

Si tienes razón, que investiguen a todos, pero si Correa tienes vínculos con las FARC, debe pagar su culpa, porque él sería igual de criminal que todas esas escorias. A mi no me parece pecado mínimo porque esta gente mata, viola y roba. Y no solamente roba cosas materiales sino años de vida a la gente que secuestra, les roba la ilusión, el ver crecer a sus hijos; independientemente de cuáles sean sus motivos, porque el fin no justifica los medios. Hablo con conocimiento de causa, porque una amiga mia perdió a su padre y hermanano por no pagar la dichosa vacuna a las FARC. Esta gente es de lo peor y TODOS los que estén relacionados con ellos son igual de basura y deben ir a la cárcel.

Cazador de Obituarios dijo...

A lo que nos compete: si en Colombia cae quien tenga que caer, por investigaciones y juicios que se emanen de lo que el abogado Espriella denuncia a la Corte Penal Internacional, entonces que así sea. No obstante, que lo de Correa y sus colaboradores, (en relación con las FARC) sea o no sea "peccata minuta" eso lo determinará la misma Corte Penal Internacional. Lo que se descubra en Colombia, no le resta "mérito" al posible acto de tración, a la asociación ilícita con terroristas y a la mentira dolosa, que provienen de quien nos gobierna.

Yo también apoyo a Espriella. Que caigan todos, allá en Colombia y acá en Ecuador.

MicaelaDA dijo...

Hola Xavier!
No sabía que estos gentiles caballeros hubieran hecho semejante petición en la Fiscalía del Colombia en contra de Correa. Gracias por la info. Supongo que es en represalia a la demanda interpuesta por el fiscal Pesántez en contra de J.M. Santos, no? Qué lío! Como bien decía mi amiga colombiana, estos están peor de peleones que comadres de lavandería. Pensé que con el tiempo iban a mejorar las relaciones entre ECU y COL (ya ha pasado más de un año del ataque en Angostura). Pero está visto que va a ser bien difícil mejorarlas en las actuales circunstancias. Peor ahora que Santos quiere lanzarse a la presidencia. Todo vale para ganar votos.

Un abrazo
Micaela

Xavier dijo...

Pepita, a todos, incluso a los paramilitares y al ejército colombiano y sus parapolíticos. De ahí que no harán lo que amenazó el abogado de la parapolítica porque pierden mucho, muchísmo más de lo que ganan.
CdeO, solo para precisar: el vínculo de Correa es peccata minuta si miras de lo que serían responsables los agentes del Estado colombiano y los paramilitares y las FARC (sobre lo de los dos primeros, puedes revisar los casos de Colombia en la página de la Corte Interamericana www.corteidh.or.cr Lo otro, meter todo en el mismo saco, es trivializar el debate. Saludos.
M., tú tranquila, ya vendrán tiempos peores, ja.
Saludos.