Nicolás Romero y su completa síntesis

21 de septiembre de 2016

Diario Expreso comenzó su noticia con una afirmación tajante:

“No hay posibilidades de que Guayaquil apueste por un gran parque verde en el terreno donde ahora está el aeropuerto José Joaquín de Olmedo cuando la terminal aérea se mude a su nueva base, Daular, en 2024”.

La fuente de esta afirmación fue el gerente de la Autoridad Portuaria, Nicolás Romero. Su razonamiento está condensado en tres de sus declaraciones a diario Expreso (1):

1) “Ya tiene Samanes y ha construido otros por todos lados”.

El discurso oficial de la Alcaldía es que durante la administración del alcalde Jaime Nebot se han incrementado las áreas verdes en Guayaquil desde el 0.5 metros cuadrados con que la entregó León Febres-Cordero, tras ocho años de administración, hasta casi los 9 metros cuadrados que recomienda, según Nebot, “una meta del milenio” (2). Esto es una gran mentira, que sólo se sostiene por el periodismo timorato, lerdo o cómplice que hay en Guayaquil (3).

De esta afirmación resulta curioso que el único parque que pudo nombrar Nicolás Romero, lo haya construido el Gobierno central al que tanto desprecia. Pues haría mejor en encauzar su desprecio hacia esos adefesios de áreas verdes que tienen los parques que inaugura el Municipio de Guayaquil. Hace un par de días, el alcalde en su cuenta de Twitter anunció la inauguración de un nuevo parque en Guayaquil (“1.545 metros cuadrados para los habitantes de la ciudadela Martha de Roldós”) con la siguiente foto:

La proporción de cemento vs. áreas verdes habla por sí sola. Este adefesio no es la excepción, es la regla.

2) “…porque de eso se encargará la empresa extranjera que levantará la obra”.

Diario Expreso colocó esta afirmación después de subrayar que “no hubo estudios, ni encuestas, ni ningún tipo de socialización de la propuesta”. En consecuencia, no hubo ninguna participación de los ciudadanos en la decisión sobre el futuro de un espacio público, pues eso se lo ha reservado a la empresa que se encargará de la obra.

La decisión sobre el espacio público no es de ninguna manera popular, pues pertenece en exclusiva a una empresa privada. Así funciona la Alcaldía de Guayaquil: nuevamente, que así sea no es ninguna excepción, es la regla.

3) “… si ese parque no representa un ingreso económico”. 

Según Nicolás Romero, si no se gana dinero con el parque que se podría construir en los terrenos del viejo aeropuerto, simplemente no es factible. La única alternativa que Romero ha sido capaz de vislumbrar es “que se acceda con pago”, como se lo hecho con un parque en San Diego, EE.UU.

Así, en este razonamiento, el rendimiento del capital (o con mayor precisión, la ganancia para unos pocos) está por encima del bienestar colectivo. Una vez más, esta práctica no es de ninguna manera excepcional: es la regla que guía las obras y las políticas públicas de la Alcaldía de Guayaquil.

*

Gracias, Nicolás Romero, por haber sintetizado el ideario socialcristiano compuesto de mentiras (afirmación primera), de exclusión (afirmación segunda) y de beneficio para unos pocos (afirmación tercera) de una manera tan concisa y precisa. “Lo bueno, si breve”, comentaba Baltasar Gracián, “dos veces bueno”.

(1) Blanca Moncada, ‘Lo rentable marca el futuro del aeropuerto’, Diario Expreso, 20 de septiembre de 2016. Todas las citas de Romero provienen de este documento.
(2) No existe tal cosa. Sobre las cantinfladas de Nebot en esta materia, v. ‘El alcalde y las áreas verdes’, Xavier Flores Aguirre, 14 de febrero de 2016.
(3) Sobre esta recurrente mentira de la Alcaldía, que sólo se sostiene debido a la probada negligencia del periodismo guayaquileño, he escrito en mi blog varios artículos bajo la etiqueta “Áreas verdes”. A ellos remito, en particular, a ‘La Alcaldía de Guayaquil y las áreas verdes’ y a ‘¿Áreas verdes en Guayaquil? ¿Dónde?’.

2 comentarios:

Unknown dijo...

Saludos Xavier, me pregunto también cómo es que siendo gerente aeroportuario Romero está a cargo de decidir qué debe ser o no un espacio público.

Guilo Sureño dijo...

Una razón más porque deben existir más espacios verdes en Guayaquil http://www.muyinteresante.es/naturaleza/articulo/en-los-barrios-mas-verdes-hay-menos-delincuencia-281470640165