Un affaire de drogas en el Caribe

9 de diciembre de 2008

Yo estaba en una playa del Caribe (donde se vive como se escribe, como dijo Luis Leonardo Aute) en una fresca noche en pie de paz con una segunda botella de tinto en el depto de mi muy querida Eileen. Y hete aquí que pasada la medianoche del 2 de ese febrero bisiesto me introduzco a Internet para revisar la publicación de mi columna Razones para la Legalización de las Drogas (si se publicó completa y sin modificaciones, etc.) y me encuentro con este pana, una idea infeliz. Era la primera vez (que no sería la última) en casi dos años de columnista estable que El Universo no publicaba mi columna de opinión. Decidí que el asunto merecía atención pa’ luego porque nada yo podía resolver esa madrugada: escancié entonces la segunda de tinto y la noche se vino fresca, risueña y caribeña.

Ya en la tarde de ese 2 le escribí a Emilio Palacio un escueto correo electrónico en el que le solicité una explicación. Él me respondió con un correo amable que yo contesté de inmediato en los siguientes términos los que ahora publico en esta bitácora en reemplazo del editorial que El Universo no publicó aquel 2 de febrero. Me parece que mi contestación al amable correo de Palacio refuerza los argumentos del debate que pretendí plantear en materia de razones para legalizar las drogas: de ahí que decida publicarla en este espacio. La columna que el 2 de febrero se censuró, terminó por publicarse (con modificaciones) el sábado 1 de marzo, primer sábado después de mi regreso del Caribe sucedido el 25 de febrero. Las modificaciones a la columna se convinieron en una conversación que, a finales de febrero, sostuvimos con Palacio en su oficina: conversación en general amable, aunque a ratos chance áspera y finalmente circular. La columna, después de discutirlo cerca de tres horas, terminó por publicarse aquel 1 de marzo en los mismos términos que planteé en la contestación que hoy publico.













P.S.- Una última cosa: la versión a la que se accede a través del enlace que consta en esta entrada los dirige al editorial que publicó El Universo, con las modificaciones que sufrió el original. El original, aquel que no se publicó, consta en esta bitácora, acá.

20 comentarios:

observador dijo...

Empecemos por dejar de poner personajes extraños en la intendencia de policía.

El de ahora cree que prohibiendo la venta de alcohol los domingos por la tarde va a mejorar a la sociedad.

Lo de legalizar las drogas es algo que tengo que pensármelo mejor.

Pero haciendo un esfuerzo por entrar en el debate quitando de la ecuación los efectos nocivos que, según creo, tienen para la salud y la enorme capacidad adictiva que poseen, se me ocurre que una buena razón para mantenerlas ilegales es que por ejemplo, la forma de suministrarse la mayoría de las drogas está basada en mecanismos bastante dañinos para el cuerpo: Humo, agujas, inhalación de polvos, etc.

...O me dirás que al legalizar las drogas se crearían en poco tiempo formas más creativas y menos agresivas para metérselas en el cuerpo.

Tus argumentos necesitan más peso. Creo que tu idea de lo que son las libertades individuales ha sido la principal inspiración para escribir esos artículos.

En mi opinión, en el debate sobre la legalización de drogas, hay que partir de los efectos que tienen sobre la salud de las personas. Las razones de costo beneficio y de libertades individuales que mencionas en tu artículo son secundarias.

El éxito de la guerra contra las drogas no debe medirse por la cantidad de billete que dejen de ganar los capos o por la cantidad de libertades individuales que se dejan intactas. Yo creo que debe medirse por la cantidad de gente que entiende los riesgos de consumirlas y evita hacerlo.

El problema es que cada vez hay más personas que consumen, y la edad en que empiezan es cada vez menor.

Juan Sebastián Utreras-Carrera dijo...

En el asunto drogas, mas allá de lo que atañe a su consumo y su vínculo con los derechos humanos, tema extenso y controversial, yo creo que desde el punto de vista práctico, éstas deberían ser legalizadas. El momento que eso suceda, los famosos carteles de narcotráfico, (y de paso las narcoguerrillas, amañadamente afines a nuestro gobierno) carecerían de su razón de ser, o su fuente de sustento, respectivamente.

El crimen y delincuencia ligados al narcotráfico se deben precisamente al carácter ilegal que estas substancias tienen. El momento que, con determinación y valentía, se decida legalizar las drogas, sobre todo, y primero, en el sitio de expendio y consumo, para luego en el sitio de producción, todo el mercado negro, y las actividades de bajo mundo pierden su piso de sustento. Los gringos y europeos, exigirían sellos de garantía y calidad (tipo INEN, o norma ISO) a dichas substancias, que pasarían a ser de consumo en moderación, tal y como lo es el alcohol. Eso obligaría a una producción ordenada, transparente y controlada de las materias primas, que se convertirían en productos de exportación. Regulaciones ulteriores, como la edad mínima de consumo, y los sitios específicos de dispendio también irían de la mano con la legalización de todas (dije TODAS) las substancias psicotrópicas y estupefacientes.

El problema radica en la doble moral de quienes consumen masivamente estas sustancias. Por un lado se llenan la boca diciendo que defienden los valores de la familia, que combaten el crimen del narcotráfico, pero por otro lado, está el asunto práctico y monetario (corrupto) que les impide legalizar este lucrativo negocio ilícito. En EEUU se lavan billones (miles de millones) de narcodólares. Eso significa que, a pesar de no estar oficialmente declarado, ese dinerito tiene un peso muy grande en la balanza comercial y en la economía gringas. Ese dinerito complementa el complejo engranaje monetario y económico de toda una nación. Y ahora, mas que nunca, dadas las actuales circunstancias del globalizado mercado y su caída estrepitosa, todo dinerito que ingrese al territorio norteamericano es bien venido. Entonces, el gobierno y las autoridades antidrogas, solo puede seguir haciendo lo que nuestro presidente también hace en otros ámbitos: dando circo al pueblo, haciendo pequeños shows, en donde, de cuando en vez, se incautan embarques de drogas, o se arrestan unos tantos capos, es decir, dadivosas acciones. El gobierno gringo sabe muy bien, que no pueden prescindir de un mercado tan beneficioso como el de las drogas, el mismo que no admite, en este momento trabas burocráticas, ni controles estatales y que se desenvuelve de una manera casi pura dentro del concepto capitalista.

Por lo tanto, si se quiere eliminar la lacra de las drogas, que se las legalice. Así, quien quiera ser un cocainómano, heroinómano, o marihuanero, que lo sea, con igual libertad que la que tiene un alcohólico de serlo. Y todos aquellos que caen víctimas de estos vicios, puedan recibir asistencia para su rehabilitación. Esa asistencia, bien podría ser total o parcialmente financiada o auspiciada por el estado, con todo el dinero que se ahorraría en armamento y fuerzas especiales, que hoy por hoy, se destina para la “lucha” contra las drogas.

Danny Ayala Hinojosa dijo...

Amigo Xavier, a usted le queda muy grande el término "defensa de libertades individuales" luego de 2 años de gobierno arbitrario y ruín, del cual no ha hecho sino tímidas críticas y mas bien dedicó algunas críticas a quienes sí hemos plantado cara al régimen, no teniendo rabo de paja y tomando como bandera la defensa de los derechos individuales no solo los económicoas (vamos, son lo mismo).

...ah, además lo que cabe no es la legalización sino la despenalización, no solo del uso de drogas sino de otras actividades penalizadas como contrabando, prostitución, blanqueo de dinero, usura, venta de armas, contrabando, etc, etc.

franciscop dijo...

No existen argumentos de peso para mantener la prohibicion de las drogas. Sin embargo, el sensacionalismo y la falsa moral pesan mas a la hora de debatir estos temas, por lo menos de parte de un amplio sector de nuestra (lamentablemente) retrasada sociedad. Recuerdo una conferencia que dio la ex-asambleista Diana Acosta en una universidad local promoviendo a votar no por la nueva constitucion. Recuerdo que hizo mucho enfasis en ese articulo que menciona que se despenalizaria el consumo de drogas y a continuacion aflojo algunas perlitas que voy a citar segun lo que mi memoria me permite:
-"que si mañana te asesina un tipo bajo la influencia de alguna droga eso sera un atenuante y por ultimo terminaria libre.. (???)"
-"que paises que han experimentado con la legalizacion o tolerancia de las drogas como Holanda han sufrido aumentos en la delincuencia (??), consumo de drogas por parte de los menores de edad (???), etc.", "si ustedes van a Amsterdam van a ver a la gente drogada tirada por las plazas, calles y parques y que es repugnante y deprimente estar en esa ciudad" (?!?!?!?!?!).
La conferencia, en la cual ella hizo hincapie en los temas de aborto, drogas y el nombre de dios termino con una "standing ovation" del auditorio y de las autoridades de esta universidad (abiertamente a favor de la postura de la ex-asambleista)...
Lo peor de esto es que el 90% del auditorio jamas ha estado en Amsterdam como para comprobar que los argumentos de esta señorita no eran mas que simples patrañas.
He tenido la suerte de vivir por mas de 1 año en Amsterdam y lo unico que puedo decir es que es una metropoli que funciona mil veces mas ordenada y tranquilamente que Guayaquil, que paradojicamente se ha convertido en los ultimos años en el bastion conservador del pais.
En fin, ese auditorio compuesto por unas 150 personas entre estudiantes y docentes salio convencido que Amsterdam es un hueco en el mundo y que lo mejor que le podria pasar a esa ciudad es que se le aplique una regeneracion urbana y moral. A lo mucho unos 5 asistentes salimos indignados por la cantidad de patrañas que se dijeron ese dia.
Sin embargo, ahi tienes a 155 personas que te diran que eres un hedonista sin dios y que vayas a ver lo que paso en Amsterdam y que eso no es lo que queremos para nuestros hijos..
Por ultimo, mencion aparte para Diana Acosta que supuestamente es una persona muy informada y competente, pero que aquella noche me decepciono terriblemente.
Pocas veces he escuchado un discurso mas sensacionalista y falto de objetividad.
Sin embargo ese tipo de argumentos parece que son los que mas pesan a la hora de debatir temas donde entra en conflicto nuestro concepto tan ecuatoriano de "moral".

El Morador del Sector dijo...

Estimado primo,

Al momento de plantear el debate sobre un tema tan complejo, me parece necesario que partamos de tres premisas necesarias:

1. Como bien lo señalas en alguno de tus artículos, citando a Savater me parece, hay que distinguir entre diversas categorías de drogas y de adicciones, y no podemos hablar en términos generales de "las drogas" o "las sustancias estupefacientes y psicotrópicas", pues es necesario distinguirlas principalmente por sus efectos en la salud, y debe distinguirse y tratarse distinto a los varios partícipes de la cadena productiva, pues no es lo mismo producir, que transportar o que consumir.

2. Debemos aceptar la primera consecuencia de la legalización, y es que el consumo va a aumentar. Hay estudios estadísticos que demuestran que en los países donde se legalizó el consumo, este aumentó... lo que disminuyó considerablemente fue la violencia que traía aparejada dicha ilegalidad. Por tanto, como sociedad debemos elegir entre una afectación a la salud pública, consentida por cada individuo, o la violencia.

3. No hay razones científicas o médicas para darle un tratamiento distinto al alcohol, que como droga es incluso más fuerte y dañiña que la mariguana, por ejemplo. De ahí la hipocresía social de condenar "las drogas", pero celebrar el uso del alcohol.

En todo caso, soy partícipe de una discusión libre de prejuicios en la materia, y desde ya me anoto como un partidario de la legalización, siempre que se regule racionalmente, y distinguiendo donde haya que hacerlo.

Saludos,

Pablo

Yitux dijo...

En esto si soy bien radical, la despenalización de las drogas se basa en algo básico LA LIBERTAD INDIVIDUAL Y LA CAPACIDAD DE CADA UNO A DECIDIR SOBRE SU VIDA. Ningún burócrata está en la legítima posición de decirme cuál sustancia puedo consumir y cuál no.

Fuera de ese argumento, que debería ser suficiente, hay algunos más también de peso. Los argumentos que ya nombraste, así como el hecho de que la ilegalidad crea mafias, crímenes y encarece el producto, crea contrabando, se margina al consumidor trayendo peores consecuencias, se nos lleva a los consumidores a andar en condiciones inadecuadas debido al vicio, con la escusa de las drogas se cometen abusos por parte de la policía, y etc, etc. En fin la droga debe despenalizarse.

Por cierto te invito a ver el siguiente link http://guayaquilinsumiso.blogspot.com/2008/12/avance-documental-informales.html donde he subido un avance del documental para el cual te entrevistamos hace algún tiempito, ojalá te guste el trailer.

Saludos.

Xavier dijo...

observador: el tema de cómo ingresan las drogas al cuerpo y los efectos sobre la salud se contienen en uno de los argumentos que tú estimas "secundario", precisamente el argumento segundo, relativo a las violaciones a la libertad personal. Si te lo piensas un poco, en la medida en que ese ingreso y esos efectos sólo perjudican a la persona que los produce, el derecho no tiene razón válida para impedirlo.
JS: mi sombrero está sobre el escritorio porque descubro mi cabeza ante la solvencia de tus argumentos. Los suscribo plenamente.
DA: gracias por escribir. Más allá de los adjetivos, entiendo que haces referencia a este artículo:
http://xaflag.blogspot.com/2007/06/libertarios.html
Y a este otro:
http://xaflag.blogspot.com/2008/02/autonoma-individual.html
Ambos los comentaste; a todos tus comentarios respondí. A diferencia de tus compañeros del Movimiento Libertario (dicho sea de paso, la ciberpágina de dicho movimiento sigue sin tomarse el serio el ideario libertario y hace énfasis sólo en el aspecto económico) tú sí ofreciste argumentos (que si bien no comparto, sí que respeto), una actitud coherente y un debate de altura. Tienes mi respeto y es un gusto que participes en este espacio.
Es evidente que tenemos posturas distintas. Para decirlo con Rawls, citado en uno de esos artículos, la sociedad que me interesa es aquella en la que cada persona puede gozar de un ámbito de libertades tan amplio como sea posible compatible con un ámbito igual de libertades de cada uno de los demás. Dicho lo cual, suscribo las más amplias libertades para desarrollar la personalidad de cada individuo sin más limitaciones que el derecho de los otros, al mismo tiempo que la creación de ciertas condiciones mínimas que permitan el goce de esos derechos. El error de sostener la libetad a ultranza es que termina por anular, en la práctica, los presupuestos teóricos sobre los que se asienta.
Sobre la despenalización, tendrás que argumentar ese punto. Porque decir sólo es "lo que cabe", pues no es decir nada todavía.
franciscop, lo de la Acosta en esos días de campaña fue penoso. Suscribo tu crítica. Y, por cierto, coincido mucho: Amsterdam es chidísima.
EMS, primo querido: coincido con el punto 1 y lo había manifestado en artículos anteriores. Hay necesarias distinciones que formular a ese respecto. Sobre el punto 2, sería interesante conocer estadísticas oficiales (yo no las tengo a la mano). Pero eso sí: aunque exista un aumento, como tú mismo lo indicas, las condiciones del consumo y los delitos asociados al mismo sí que disminuyen y eso ya es ganancia. Sobre el punto 3, pues no puedo estar más de acuerdo. Legalize it, man.
Salutes.

Xavier dijo...

Yitux: suscribo tus argumentos. Gracias por la invitación a ver el enlace con el tráiler del docu: está muy bien, me gustó mucho. Suerte con el puntillazo final de ese trabajo. Un abrazo.

Luis dijo...

Xavier: Para los libertarios, Rawls está catalogado como un enemigo de la libertad. Es como que a un Catolico, esa enfermedad del judaísmo (palabras de Borges), le argumentes citando a Marx: algún fanatico supersticioso llamará al exorcista de turno.

JS Mill sostiene que el único daño que debe ser sancionado es el que se comete a terceros sin su consentimiento.
Ahora es interesante el argumento que el mismo autor dá en, "Sobre la Libertad", para prohibir los contratos de esclavitud, o cualquier contrato a perpetuidad (matrimonio).

En el caso del consumo personal de drogas, para un liberal, que debe estar comprometido con el principio de autonomia individual, es una cuestion de PRINCIPIO su despenalizacion, NADIE debe imponer planes de vida a terceros.
No obstante, si el consumidor de drogas lo hace por desconocimiento o falsa conciencia (ejemplo banal: un maradoniano podrá pensar así, si yo quiero alguna vez jugar futbol como maradona, entonces deberé consumir cocaína), entonces se justifica un cierto paternalismo: muchacho para jugar como maradona debes entrenar todos los días, las drogas te perjudican por completo, no te ayudan en nada, etc... (Claro que también yo suscribiría este argumento: pibe, maradona es dios, vos sos un simple mortal, dejate de joder, no me rompás las pelotas...)

Tu argumento de costo-beneficio, no cabe en una teoría liberal coherente, pues cuando hablamos de derechos, queremos decir que no importa cuánto beneficio o perjuicio social se cause, los derechos son antiutilitarios, técnicamente contramayoritarios.

Pero claro, citando cifras de costos, el argumento agarra mayor fuerza, lo comprendo.

Al libertario, DWORKIN le contestará NO EXISTE UN DERECHO GENERAL A LA LIBERTAD.
Las decisiones de los hombres libres de hoy podrán limitar las decisiones de hombres del mañana. Una generación de hombres exitosos y ganadores transmitarán a sus descendientes, mediante sucesión hereditaria, privilegios que estos descendientes no merecieron, por ejercicio de su conocimiento y voluntad, sino meramente por el "azar natural". Lo que condiciona el grado de libertad a una cuestión de suerte, de loteria. Algo indefendible para un racionalista.

En fin, el libertario tendrá que demostrar, dejando a un lado la metafísica lockeana, cómo es que uno mismo no es su cuerpo. Porque si yo soy mi cuerpo, entonces basta con el derecho a la vida, para poder, mediante mi titularidad del derecho, exigir (al gobierno, estado, agencia de seguridad) no morirme de hambre o de enfermedades curables, etc...

Saludos.

Luis dijo...

Hey Xavier, ayer fueron los 60 años de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, espero tu entrada con respecto al tema. Es ineludible.

Ajunto este link:

http://www.desdemitrinchera.com/2008/12/11/derechos-humanos

Saludos.

Mostaza dijo...

Ché Luis, a ver si bajás un poco tus pretensiones lingüísticas, ponélo en términos, digamos, más divulgativos, para que nosotros los grasas podamos entender lo que significa "la metafísica lockeana" (BTW, buscá en google este término y si te fijás, no existe, Ché...ni un sólo resultado...)Mucho ruido joder! Más claridad!

Luis dijo...

Mostaza: John Locke desarrolló una concepción del derecho natural que está por encima del Estado, apelando a argumentos que no pueden demostrarse por la experiencia, por ello su concepción es metafísica (no existen hechos que evidencien la existencia de estos derechos, son meras abstracciones). Un estado que no reconoce estos derechos, no es más que una asociacion de bandoleros, por así decirlo.
Ahora, enuncié a Locke porque su concepción es uno de los pilares fundamentales del credo de los libertarios.

Bueno ahí fue, nose si me hice entender. Mostaza si sos de ecuador, repudio tu nick, lo detesto... Ese individuo, con su planteamiento (linea de 5 jugando de local)y sus cambios (garces en vez del chelo o mondaini), frustró a más de la mitad de ecuatorianos.

Ahora si sos de Racing te comprendo.

Saludos.

El Morador del Sector dijo...

Primo,

Me comprometo a buscar las estadísticas que menciono, que por cierto las tomé de alguno de los libros que tengo sobre el tema.

Para continuar con la discusión, hay fuertes argumentos desde el punto de vista de la política criminal para despenalizar el consumo, la tenencia, el corretaje, entre otras conductas relacionadas con sustancias ilícitas, pues resulta que estos delitos no tienen víctimas, y solo afectan al consumidor que curiosamente consiente en causarse el alegado daño.

En mi experiencia como defensor público, cuando me ha tocado defender casos de narcotráfico, siempre le digo lo mismo al Tribunal en audiencia: "Señor Presidente, señores jueces, la silla donde debería estar la víctima está vacía, piensen las razones de ello, por alguna causa a nadie le interesa si a mi defendido usted lo condena o lo absuelve...", y continúo la explicación en ese sentido, de que estamos frente a un delito sin víctima, y por tanto, sin relevancia para la sociedad; pero no quieren escuchar mucho al respecto, y el Fiscal se encarga de recordarles a los jueces que la "víctima" es la sociedad en su conjunto, los niños, etcétera.

Es difícil combatir el discurso contra las drogas, especialmente cuando en la conciencia de los operadores de justicia, legisladores y administradores públicos, las drogas son el origen de todos los males (los delincuentes roban para conseguir drogas, y se drogan para matar, y violan niños porque están en drogas y no tienen conciencia, y así hasta cuantas combinaciones podamos encontrar) y el solo hecho de consumir o tener, independientemente de a quien se afecte, es suficiente razón para estar encerrado en cana.

Me parece que hay mucho que decir desde ese punto de vista.

Saludos,

DEJENLO VOLVER dijo...

A continuación 10 situaciones provocadas por las drogas:

1.- Si te roban es porque el delincuente estaba drogado.
2.- Si lo matan es porque el sicario o asesino estaba drogado.
3.- Si violan a una mujer el violador estaba drogado.
4.- Si te meten un gol con la mano es porque el jugador estaba drogado.
5.- Si te adueñas de la Corte Suprema de Justicia por 20 años eres un viejo marihuanero (mote cortesía de Abdalá) por lo tanto estás drogado.
6.- Si te tiras un par de mestizas ardientes a las que la falta de sexo te las hacen ver como chuletas es porque estabas borracho que es igual a estar drogado.
7.- Si bailas solo en una fiesta es porque eres espantoso o porque estás drogado.
8.- Si defiendes al Gobierno de la Revolución Ciudadana estás drogado.
9.- Si dices que las Ligays son el mejor equipo ecuatoriano estás muy drogado.
10.- Si abres un blog con el nombre de Kojudo Mayor estás recontra que súper hiper duper drogado.

observador dijo...

Xavier, entonces el tema no son las drogas sino el derecho de cada quién a hacer con su cuerpo lo que le plazca. No me digas que pedir la legalización de las drogas es una forma de preservación de los derechos individuales…

Otra vez veo una serie de argumentos muy bien estructurados, pero que solo parten del “Yo Quiero” o “A mí me gusta”.

Las advertencias sobre las drogas, el alcohol, el tabaco, el SIDA, etc. siempre pasarán desapercibidas ya que están ligadas a algunos de los placeres que más disfrutamos los seres humanos. Cuando de placeres se trata no queremos que nadie nos convenza de no disfrutarlos.

Siempre que empezamos a hacer algo que sabemos que jodió a otra persona, pensamos que a nosotros no nos pasará, principalmente porque creemos que saber anticipadamente cómo puede terminar nos vuelve inmunes. No creo que con las drogas podamos contar con esa garantía ¿Creen ustedes que existe el consumo “responsable” e informado de las drogas? Al menos en la mayoría de la población.

Hasta ahora lo que he leído es:

Legalicemos las drogas para que deje de ser tan buen negocio para los grandes narcos.
Legalicemos las drogas en defensa de nuestro derecho a decidir qué cosas me meto al cuerpo y cómo lo hago.
Legalicemos las drogas para que se empiecen a fabricar de acuerdo con normas ISO.
Legalicemos las drogas, y que papá Gobierno cree planes de rehabilitación para atender a los nuevos adictos. (Movimiento Armas NO, clínicas de rehabilitación SI)
Legalicemos las drogas para eliminar los crímenes y la violencia relacionados con su producción, distribución y consumo.
Legalicemos las drogas porque en Amsterdam ya lo hicieron y les fue del putas. (estoy seguro que las drogas legales no es lo único en lo que tenemos diferencias con Amsterdam)

Todo esto expuesto de forma muy solvente y bien articulada por todos ustedes debo reconocer. Pero en el fondo, son todos argumentos basados en el YO QUIERO.

No me quiero imaginar lo que serían sectores como El Guasmo por ejemplo, si las drogas fuesen legales. Créanme, yo conozco muy bien El Guasmo y también conozco un poco sobre drogas.

Creo que en este debate falta la voz de alguien que haya probado bastante bien las drogas, al punto de haber necesitado ayuda y rehabilitación. ¿Querrá esa persona la legalización de las drogas?

Yitux dijo...

observador: la libertad individual y la capacidad de cada quien de decidir sobre su vida no es suficiente argumento?

yo fumo marihuana de vez en cuando y tengo amigos que fuman marihuana todos los dìas, y no me parece justo que nos criminalicen por eso.

tengo panas que consumen coca, àcidos, éxtasis, etc y no hacen daño a nadie, no veo porque habrìa que condenarlos.

tengo panas que consumen triki (pasta base) y tampoco hacen daño a nadie. En los casos más crónicos, he visto gente demacrarse y cagarse (literalmente) por su adicción a la base, pero aunque me afecta verlos en esa situación, soy consciente de que no puedo hacer más que tratar de convencerlos y ayudarlos a superarlo, pero prohibiéndoles su porquería, criminalizándolos, haciendo batidas y metiéndolos a la cárcel no se logra nada.... solo que se hagan màs mañosos.

Incluso me atrevería a decir, que la ilegalización es la culpable de que muchos de los que consumimos drogas suaves nos veamos envueltos en drogas duras debido a la clandestinidad a la que nos tienen sometidos. (si yo pudiera comprar y fumar hierba trankilo, de seguro no conociera los huecos ni a los trikeros, y de seguro muchos de mis panas nunca se hubieran metido en otras webadas)

Cada cual es responsable de su vida. Conozco muchos que son felices sin consumir drogas, conozco muchos que son felices consumiendo las peores drogas, y así mismo conozco algunos que después de haber llegado al límite de la adicción, voluntariamente se internaron en clínicas y lograron salir de ese hueco, y ahora son padres de familia responsables.

Si quieren que no nos droguemos, hagan campañas de concientizaciòn pero no creen leyes prohibicionistas.

Eso se llama libertad.

Xavier dijo...

Luis, que los libertarios no tengan simpatía por Rawls no me toca: me interesa mucho más Rawls que Rothbard y, en consecuencia, lo cito a aquel para fundamentar mi punto. La discusión teórica da para mucho, por supuesto. Ya publiqué mi entrada sobre el aniversario de la DUDH, más del cuore que teórica (vi que te fuiste tú, con solvencia, por ese caminio).
EMS, yo algo escribí sobre el tema:
http://xaflag.blogspot.com/2008/09/la-profeca-que-se-autocumple.html
Creo que mucho puede decirse a este respecto.
DV, tu comentario es oportuno para señalar que no debe confundirse una cosa con otra, que si una persona consume drogas y comete delitos debe sancionársela por la comisión de éstos y no por el consumo. El tema da.
observador, pero es precisamente ese yo quiero que tú pareces desdeñar (el que podemos denominar derecho a la autonomía individual) el que no es un capricho sino un derecho y, como tal, no debe censurárselo sino se tienen poderosas razones para hacerlo. Esas poderosas razones son las que no encuentro: o son falsas, o son espurias.
Yitux, muy de acuerdo con tu postura, muy, muy de acuerdo.

observador dijo...

Ustedes creen que si mañana se vuelve legal el negocio de las drogas, automáticamente se va a depurar toda esa actividad y los grupos mafiosos que por muchos años han controlado el negocio darán paso así nada más a "empresarios honestos"? O quien hasta ayer era mafioso, hoy será un empresario modelo y dejará de matar a los empleados incumplidos y a las familias de estos? Hay muchas actividades legales que hoy están plagadas de empresarios mafiosos, que pese a nunca haber delinquido abiertamente llevan el germen del mafioso por dentro. Un tipo que hoy vive los aspectos más sórdidos del negocio de la droga nunca dejará aquellos “hábitos empresariales” adquiridos en la época dorada de su negocio.

Una de las mayores razones para pedir la legalización de las drogas es buscar una mayor facilidad y comodidad para conseguirlas, sin tener que ir a buscarlas en los huecos y conocer gente indeseable (como dice Yitux). Es para poder comprarlas en el Economarket de los Ceibos en lugar de tener que ir a los "huecos" donde hoy las venden.

Apelar a la defensa de la libertad individual cada vez que queremos que el estado nos mime y patrocine nuestros placeres personales es algo bastante infantil. Es pensar solo en darme placer cómo y cuando a mí me gusta y que el estado se encargue de lavar las sábanas y tirar los condones usados.

Mi libertad individual me da el derecho a lanzarme de un edificio si así lo deseo. Pero alguien tendrá que salir con una espátula a limpiar la vereda después…

Xavier dijo...

obs., intuyo que ninguno de los que hemos participado en esta discusión creemos que ese mercado negro desaparecerá... Pero te resultará muy difícil negar que su demanda disminuirá de manera radical, con lo cual su disminución a niveles mínimos parece asegurada.
Lo que tú llamas placeres personales de índole infantil en el campo jurídico se denomina "derecho de autonomía individual". Y merece mucho, muchísimo respeto, si de veras te interesa la palabra libertad. Salute.

Danny Ayala Hinojosa dijo...

Observador:

Sobre tu última intervención creo que estás apelando a la especulación, comportamientos malos existen en todas las áreas de la actividad humana, pero en las actividades ilegítimamente prohibidas por los estados estos comportamientos fraudulentos/agresivos se institucionalizan por ausencia de derechos de propiedad (autopropiedad, propiedad sobre el fruto del esfuerzo personal) porque obviamente entre traficantes, prostitutas, armeros "ilegales", chulqueros, contrabandistas, blanqueadores de dinero y sus clientes no existen contratos reconocidos legalmente por los estados.

Xavier: cuando me refería a "lo que cabe" es que no es necesaria una norma que "permita y regule" el uso y comercio de drogas, sino que simplemente se eliminen las normas que prohiben esto, la razón no es semántica sino mas bien técnica, hay un dicho que dice "cuando hay muchos carpinteros es difícil poner una puerta" aplicado sería que cuando hay muchas leyes es imposible administrar justicia. De paso para quitarle piso a la aseveración de observador de que se pide la legalización para que el Estado nos mime.

"No obtengas nada del Estado, no le des nada al Estado"

Anarquía y capitalismo