¿Por qué no debate Nebot?

22 de marzo de 2009



No nos será difícil coincidir en los importantes beneficios que reporta a toda sociedad la práctica de la democracia deliberativa. Como destacó el filósofo argentino Carlos Santiago Nino: “la amplitud y la libertad en la discusión, la participación de la mayor cantidad de gente con intereses contrapuestos y el consenso unánime entre los participantes, o su sucedáneo más próximo que es el acuerdo mayoritario, maximizan la satisfacción parcial de las exigencias, implícitas en el discurso moral, de imparcialidad, racionalidad, conocimiento y unanimidad”. La defensa de esos valores es vital para la vigencia de una auténtica sociedad democrática, añado yo.

Tampoco nos será difícil coincidir en las evidentes deficiencias de la aplicación de esta concepción de la democracia en la arena política local. No es improbable, asimismo, que uno de los casos más alarmantes de dicha deficiencia sea la Alcaldía de Guayaquil que comanda el Alcalde Jaime Nebot. Lo digo, porque es de sobra conocida la aversión de Nebot por la participación de los ciudadanos en la discusión de la política y la obra pública que él realiza en la ciudad, la que puede ejemplificarse con aquella triste frase de su propia cosecha, “yo digo y si quieren, ustedes escuchan”. La idea de participación de Nebot se acota a que si él triunfa en una elección y la gente aprueba su plan de trabajo, y permítaseme decirlo en la excluyente primera persona de su singular, “no tengo que consultar de nuevo, si alguno no le gusta, ese está en la minoría”. Con esas palabras, Nebot ignora que lo democrático no es participar en una elección cada cuatro años, sino participar en todo lo que suceda durante esos cuatro años entre elección y elección, y que todos los ciudadanos (estemos en la mayoría o en la minoría) tenemos el legítimo derecho a hacerlo.

Una reciente demostración de su aversión a la democracia deliberativa es su negativa a debatir con la única candidata seria a disputarle la Alcaldía, María de los Ángeles Duarte. Jaime Nebot es un político de experiencia que continuamente le recuerda a quien se lo pregunte la enorme obra pública que ha desarrollado en sus ocho años en cabeza de la Alcaldía de Guayaquil, al amparo de ideas-fuerza tales como libertad, autonomía y trabajo. Si tiene experiencia y un sólido y honesto trabajo que lo respalda, pues no se entienden las razones de Nebot para no querer debatir con María de los Ángeles Duarte. O, de veras, la única razón que puede ofrecerse es su tradicional aversión a la discusión pública de ideas que nos interesen a todos. (Imagino tan estúpido como ofensivo el argumento de que María de los Ángeles Duarte es poca cosa para debatir con él: porque si lo es, ¿por qué no debatir?).

Finalmente, un hecho no menor: la prensa local, que suele criticar la ausencia de mecanismos de participación y de oportunidades de debate crítico, poco o nada ha dicho sobre este particular. Ese mutis nos revela algo; algo, acaso, de lo que debamos avergonzarnos.

25 comentarios:

Juan Sebastián Utreras-Carrera dijo...

¿Por qué no debate Nebot?

Talvez sea porque existe una saturación de burdo circo. ¿Con quién va a debatir el guaso aquel? ¿Con una marioneta parlanchina que hace ecolalia de su "jefe de estado"?

Por Dios Xavier, cualquier persona con un dedo de frente y un poco de sangre en la cara no se prestaría para dar mas tarima al correato.

Como ya es sabido, el señor Correa ha cerrado sus oídos a cualquier comentario o reparo, tanto de propios, como de ajenos. Ha institucionalizado el despotismo y la falta de debate. Correa y Nebot son iguales, simplemente que están en orillas opuestas. ¿No cabría aquí el preguntarse por qué Correa no debate o se presenta en la tele con Carlos Vera? Creo que lo dicho por ti, se aplica muy bien al sujeto ese también.

Xavier dijo...

JS, no encuentro en tu intervención ningún argumento en relación con lo que yo postulo en mi entrada. De veras, ninguno. No coincido en absoluto con tu idea de que lo que postula Duarte merezca descartárselo de la manera como tú sugieres. Tu intervención solo sirve para mostrarnos una vez más tus profundos prejuicios sobre todo lo que provenga del Gobierno -lo que, por supuesto, no constituye argumento de ninguna índole: no encuentro ningún dato en tu intervención que soporte el que Duarte sea marioneta parlanchina, etc. En todo caso, ya que tanto lo crees, ojalá te animes a probarlo con hechos y a probarnos que lo que afirma Duarte no merece ninguna discusión. Honestamente, no creo que no estés sino a la altura de tus prejuicios, lo que no nos sirve para mayor cosa en el marco de un debate serio. Salute.

xavierjose dijo...

Estimado tocayo. Manifiesto mi más profundo respeto por tus opiniones. Si Nebot aplicara el referido concepto, Guayaquil tendría calles asfaltadas y alcantarillado en Bastión, Prosperina y otros barrios con necesidades, pero, probablemente no habría Malecón del Salado, escuelas, seguro, etc.

El problema es el individualismo de loa escuatorianos y guayaquileños, que quieren satisfacer sus necesidades personales.

León y Nebot, indudablemente, le devolvieron la identidad a la ciudad. Ese orgullo que los guayaquileños tenemos, era escaso hace 15 años. Estoy seguro que a ti no te gustaría seguir viviendo entre la basura o ir al malecón y que te roben. O tratar de escalar el cerro Santa Ana de hace 15 años.

Debatir o no debatir es relativo porque implica decir lo que la gente quiere escuchar. Por mi parte, sostengo que es mejor actuar que hablar. Nebot sigue su línea y la respeta. El es alcalde de todos, pues todo el mundo va al malecón, todo el mundo disfruta de la regeneración, todo el mundo disfruta del registro civil, etc.

El mandante debe ser mandante para todos, no exclusivamente para aquellos que comparten su ideología. Nebot ha hecho obras para todos. Entiendo que las necesidades de todos no están satisfechas, pero sería injusto negar que, de una u otra manera, sus obras benefician a la población en general.

Un abrazo

Luis Vélez dijo...

A mi parecer ésto es "burdo circo":

http://www.hacer.org/report/uploaded_images/ecu131-721749.jpg

La diferencia entre la tarima del "Correato" y la del "Nebotismo" está en la autenticidad del primero y la bufonada del segundo.

¿Debatir con Carlos Vera?, sencillo, la objetividad de Vera se subordina a su egocentrismo, o dicho de otra manera, es mejor negocio(para Vera) parecer el "castigador" de Correa que debatir con él.

Saludos

Juan Sebastián Utreras-Carrera dijo...

Xavier,

No se si hoy te levantaste por el lado izquierdo de la cama, (talvez para ti, sea el derecho mas bien) o estás un tanto despistado.

Servilismo, esbirrismo, entreguismo, obsecuencia, lameculismo, levantamanos, son algunas palabras que se me vienen a la mente y que se acomodan bastante bien a quienes colaboran con este funesto y nefasto gobierno. Me sobran razones para saber que la gente que rodea a tu pana Correa es así. No nos alcanzaría el espacio para enumerar y demostrar lo borregos y amaestrados que están todos estos esbirros. La capacidad discursiva de la ministrita aquella, la de los voladores techos de zinc y casitas de cartón, no es lo que se critica. Talvez el show-epectáculo-debate, hasta sea apasionante. No obstante, el patrón común de comportamiento de los sujetos que se deben a Correa, es el de obedecer sin cuestionar. Rezongar es un exabrupto castigado con el desecho, para luego de una purga, ser rencauchado y reciclado por la revolución. Lo cual deja a lo dicho en un debate en el inodoro.

Es curioso, pero veo que te molestó que compare al despreciable Correa con el no menos despreciable Nebot, y los ponga en la misma canasta de despojos humanos. Tus descripciones del sujeto y sus actos pueden ser indistintamente utilizadas para fustigarlo a él o a tu pana.

Es curioso también, que nadie esté a la altura de tus "robustos" debates serios, mas allá de tu mismo, y ocasionalmente algún progre de menor jerarquía que se alinea con tus ideas. No quisiera pensar que los únicos alumnos tuyos que sacan A+ son aquellos que comulgan contigo.

Cálmate, te estás ofuscando igual que el titiritero del siglo XXI.

Tu pana Correa ha institucionalizado la impunidad, así como ha institucionalizado el arte de desvirtuar al contrincante o de destruir su imagen. Correa no escucha ni a sus propias palabras, y por eso hoy dice blanco y mañana negro sobre el mismo tema, y se mofa cínicamente de ello, ignorando las consecuencias y peor aún, demostrando sorna de quienes le creen sus palabras. ¿En un ambiente así de descompuesto, tu crees que existe espacio para un debate "serio y robusto"? Nuevamente pecas de ingenuo, o te olvidas de que estás en Ecuador. Esos debates solo ocurren en sociedades menos contaminadas con el germen de la impunidad y con estados de derecho mas "rrrobustos".

Lo que dije, si no lo entendiste, es que tu comentario del por qué Nebot no debate, muy bien le cae también a ese, con el que simpatizas a pesar de la contundencia de hechos que demuestran su falta de probidad.

Jugando a rábula leguleyo, te retorno un: ojalá tu también te animes a probarlo con hechos y a probarnos, mas allá de tus elucubraciones, lo que afirmas de Nebot y su negativa a debatir en este gran circo llamado Ecuador.

Yo no descarto lo que Duarte tenga que decir en un debate. Pero dada nuestra realidad, sus palabras son puro viento, que no hace eco y que se estrella contra el muro llamado Correa, y lo que pase por su cabeza e intereses inmediatos.

Yo escribí y apoyé la campaña de Correa, porque al igual que vos, creí en las buenas intenciones, y porque en la teoría, (tu fuerte) el sujeto tenía interesantes propuestas. Otra cosa resultó ser la realidad, mi pana.

No cabe un resquicio de duda de que lo mismo será con esa señora. El beneficio que ésta da, -la duda- ya ha sido otorgado tantas veces a los apéndices de este gobierno, con las mismas nefastas consecuencias. Tengo mis serias dudas de cuan independiente de su amo sea ella el momento de la verdad. Una vez mas, ya hemos visto que nadie está libre de los designios del "jefe de estado" (en su amplia definición Correa dixit)

http://www.youtube.com/watch?v=cuAVKTbZ0Ko

La altura de mis prejuicios, es la profundidad de tus "sólidas" convicciones teóricas y retóricas.

La realidad de los hechos me da la razón, y tu insistes en la asepsia de lo teórico, a pesar de que en lo práctico tus palabras son pura utopía (paja en buen romance.) Supongo que un café caliente en Guayaquil no es una cosa muy apetecible a media tarde. Por lo tanto sugiero unas Guayusas heladitas para los que pontifican desde el pupitre, que en Quito son tildados de "socialistas vagos" o progres de cafetín.

Xavier dijo...

XJ, parcial y muy bienvenido tocayo (yo soy de segundo nombre Andrés), gracias por intervenir. Veamos. Yo nunca he desconocido (todo lo que está escrito en esta bitácora y son más de 200 entradas, muchas de ellas –ignoro con precisión cuántas, pero no son pocas- referidas a la administración municipal socialcristiana) la importante obra pública del Municipio local. Pero al tiempo de reconocerla, he intentado evidenciar que ese hecho no agota ni mucho menos el debate sobre lo que puede exigírsele al Municipio local, no sólo en materia de otras obras (como las que mencionas en el primer párrafo) sino en materia de cuestiones intangibles pero vitales para la convivencia ciudadana, tales como el respeto a la libertad individual y el autogobierno colectivo (o, en otras palabras, la participación de los ciudadanos en la discusión de la gestión municipal). No concuerdo cuando afirmas que “debatir o no debatir es relativo porque implica decir lo que la gente quiere escuchar”: ese es el objeto de la publicidad o de la prensa paniguada, etc. Pero un debate serio (con un moderador incisivo, un contendor que lo valga) no permitirá que quien interviene en ese debate simplemente diga lo que quiere decir (y si lo dice, pues quedará en evidencia la pobreza de su discurso –razón por la que a pocas personas les interesa el debate en este país, dicho sea de paso). Tampoco concuerdo con que Nebot sea Alcalde de todos porque todos disfrutamos de alguna de sus obras. En principio, porque es evidente que en algunas de ellas (digamos, la Regeneración Urbana) el disfrute de las mismas es acotado y segundo, porque ese todos no contiene de veras a los muchos excluidos del proceso de Regeneración Urbana y, en última ratio, de la gestión municipal. A seguir el debate.
LV, circo de pelo en pecho, claro está. Ahora, de autenticidad y de bufonada están teñidos ambos. Sobre Vera, en principio, no sé si lo ha invitado a Correa a su programa; pero para precisar los términos, no sería propiamente un debate sino una entrevista (al menos que Vera asuma con todo lo que corresponde su rol de actor político).
JS, ufffff, los adjetivos que sobran no te abandonan, pero ya fue dicho, cada quien da lo que tiene. Trataré de omitir la mayor parte de las referencias insustanciales (algunas dirigidas contra mí) que mencionas y comentar lo que entiendo relevante de tu intervención. Primero, para aclararlo: la generalización de que todas las personas que colaboran con este Gobierno adolecen de los adjetivos que tú supones es tan falaz como ruin. El suponer que el trabajo de Duarte cuando Ministra en relación con las casas que construyó el MIDUVI se empaña porque algunas de las casas (un porcentaje mínimo, por cierto, a pesar del revuelo mediático) tuvieron defectos es un mal argumento contra Duarte (sirve como argumento, en todo caso, para probar ciertas agendas de los medios de comunicación).
Te equivocas cuando afirmas que la comparación entre Nebot y Correa me molesta. Me sobra sentido del humor como para que eso suceda. Pensé, eso sí, que no podía ser muy sólida tu argumentación cuando la solidez de tu respuesta recae en una comparación con un personaje que ni siquiera aparece mencionado en la entrada. El que yo no concuerde con algunas de tus ideas (porque las entiendo falaces y prejuiciosas) no implica, ni mucho menos, que “nadie” esté a la altura de debatir conmigo. En este punto, tal parece que te sobra ego para pretenderte “todos” (necesario anverso del “nadie” que mencionas) tanto como te falta criterio lógico para arribar a la conclusión que llegas. En todo caso, si te divierte pensarlo en esos términos, nada te objeto: entretente.
Lo de probar lo de Nebot y su negativa para debatir con Duarte no es difícil: en Google “Nebot + Duarte + debate” encuentras algunas respuestas. Lo puedes hacer tú mismo. Sobre la ausencia de democracia deliberativa en la gestión municipal de Nebot, mucho he escrito y la mayoría está colgada en esta bitácora: a esas entradas te remito. En todo caso, sigo a la espera de las pruebas que le concedan solidez a la vastedad y vaguedad de tus adjetivos.
Finalmente, un par de observaciones. La primera, sobre la teoría y la práctica: el despreciar a quienes teorizamos como “socialistas vagos” (términos de evidente cuyo febrescorderista) o de progres de cafetín es tan simple como torpe, es un argumento que la derecha (la que suele jactarse de pragmática e incluso, ay de nosotros, de a-ideológica) suele esgrimir de manera lamentable (o sea, argumento digno de Pocho Harb o de Pedro Valverde –lo que no es decir poco para juzgar la calidad del argumento). En esta bitácora de Internet tengo el propósito, entre otros, de teorizar sobre ciertas cuestiones, algunas veces con un anclaje profundo en hechos concretos, otras con un afán meramente especulativo. Sobra decir que ambas alternativas son legítimas y que ambas, entiendo, son útiles para todos quienes intervienen de buena fe y con el propósito de discutir sin prejuicios e intentar fortalecer o desechar sus argumentos, en el debate que propongo. Al contrario de lo que suelen pensar los pragmáticos carentes de conceptos sólidos sobre los cuales asentar su pragmatismo, creo que esos debates, en la cuenta media y en la cuenta larga, son los que provocarán cambios sustanciales en la sociedad en que se esos pensamientos se discuten. No servirá para lo coyuntural (donde no sobrarán quienes nos adjetiven de sociólogos vagos y otras torpes lindezas que, al menos en mi caso, no me preocupan en lo más mínimo) pero el resultado de aprender a debatir y de intentar hacerlo con genuino y leal interés, en éste y la mayor cantidad de ámbitos posibles, es probable (tengo la confianza de que así será) que surta efectos en el futuro no tan lejano. Y aquí la última observación, que se relaciona con esta que acabo de formular. Si hoy la realidad no es propicia para materializar las propuestas que se debaten, eso no empece en nada la tarea de debatirlas. Las palabras de esos debates, acaso no vivan del presente, sino que estén preñadas de futuro. Esa es mi apuesta, por la que escribo. Salute.

Charles dijo...

Xavier:

Lo ironico es que ni siquiera los Malecones o rincones publicos, son realmente publicos. Incluso, dentro de esas instalaciones se exhibe el letrero: NOS RESERVAMOS EL DERECHO DE ADMISION.


por otra parte, la descripcion de vivir en la basura, o los robos, son realidades para 8 de cada 10 guayaquileños que viven en barrios marginales. O se ahogan en las Orquideas. O viven sin dios ni ley en las invasiones que han sido orquestadas por miembros del PSC.

El que se comienze priorizando centros de esparcimiento a servicios basicos (Recordemos que bajo Leon muchos servicios que antes daba la ciudad se privatizaron) resulta una vision bastante idiocincratica, pero insuficiente.

si Nebot fuera mas democratico, existiria mas praticipacion ciudadana, y realmente, me sentiria mas orgulloso de mi ciudad. Pero, copiar el diseño del malecon y el cerro santa ana del malecon de Miami, resulta, culturalmente hablando, una cercenacion de nuestra propia identidad. Pq el diseño anterior del malecon, era autentico, era nuestro. Demostraba una identidad. El diseño actual, sera en muchos casos util en materia comercial, pero carece de espiritu.

Charles dijo...

Xavier flores:

tengo que decirte que formas parte del selecto grupo de blogs, que tienen un troll de planta. No creo que sea prudente esperar ideas para debatir a cierta altura ideologica de personas cuyo centro de accion es el egoismo y el desprecio por ideas no afines a las suyas.

azul dijo...

nebot no debate porque es antidemócrata y arrogante. cosas que él no se ha cuidado de ocultar jamás desde que está en cargos de poder público (mucho antes que correa). digo esto por si alguien quiera decir que es una estrategia necesaria (!) ante el autoritarismo del presidente actual.

pero él, igual que correa, está en el cargo (en éste al menos) porque ha sido elegido por votación popular. no ha ganado con fraude, creo. y es que, insisto, a los guayacos nos gusta el líder fuerte, la mano dura.

y si queremos cambiar ese aspecto tan arraigado en nuestra cultura política no será justificando al esquivo, pues. debatir NO es prerrogativa del candidato es su OBLIGACIÓN ante nosotros, justificar su negativa a cumplir este deber es sospechoso. y la excusa de 'correa también' es bien pobre e igualmente sospechosa.

jose dijo...

Charles, no es correcta tu crítica a Nebot por el supuesto "diseño carente de espíritu" del Malecón 2000. Este fue diseñado durante la administración de LFC y el diseño estuvo a cargo de una empresa contratada por el Banco La Previsora que a su vez donó los diseños y todos los estudios al Municipio.

Sobre la trillada frase de "copiar el diseño al malecón de Miami", me temo que estás repitiendo lo que escuchas por ahí, en lugar de basar dicha acusación en algo sólido. Te otorgo que en algo (muy vago realmente, por ahí en los colores) se puede parecer el Malecón al área de Bayside. Por otro lado, el cerro Santa Ana más se me parece a la regenarión de Caminito en el barrio de la Boca. Ambos lugares son muy concurridos y son generadores de empleo e impulsadores del turismo.

La crítica constructiva es siempre positiva, lo importante es criticar basado en argumentos sólidos mas no en lo que se escucha por ahí y se repite sin pensarlo mucho.

jose dijo...

La negativa de Nebot a debatir me resulta sospechosa. Recuerdo cuando fue candidato a Presidente que retó a Bucaram a un debate y este último no se animó porque decía que la prensa parcializada iba a publicar sobre la "Paliza que le dio Nebot a Bucaram" y que él no es iba a prestar a esa trampa.

Intuyo (además de la conocida arrogancia y poco respeto por la verdadera democracia del Burgomaestre) que Nebot prefiere no arriesgar el sitial ganador que hoy tiene en las encuestas. Se de primera mano que Nebot mantiene una diferencia bastante holgada a su favor y entrar a un debate sería poner en riesgo dicha ventaja. Es evidente que pierde más votos en el caso de un debate fracasado que en el caso de no exponerse.

Finalmente creo que hasta la fecha los debates políticos en este país jamás han dado los resultados que gente de gran nivel académico espera. Siempre han terminado siendo shows populistas donde sale como ganador el que mejor manejo escénico tuvo o el que más gritó (el ciudadano común poco sabe de política fiscal, balanza de pagos, estructuras judiciales, tres poderes o seis poderes; más se dejan llevar por el que promete casas, bonos y correazos a los ricos). No en vano hasta hoy se recuerda el "Míreme a los ojos Dr. Borja!!!!!" que le dio el triunfo en seguna vuelta a Febres Cordero o el "Pague sus impuestos Alvaro Noboa" que le mandó Correa en el auditorio de la Cámara de Comercio.

Charles dijo...

jose:

Llamemosle inspiracion artistica entonces, a las similitudes entre el malecon y el cerro santa ana y el caminito del barrio la BOca y el malecon de Miami, que en ciertas secciones se parece bastante. La pregunta del millon seria, pq no se siguio el diseño que tenia el malecon anterior. No era un mal diseño, y era propio de un estilo arquitectonico de Guayaquil. O pq no hay ninguna mencion en el malecon a sus anteriores pobladores, lo indigenas. Lo que le falta, artisticamente hablando, al Malecon, es autenticidad.

SEÑOR H dijo...

Lo digo, porque es de sobra conocida la aversión de CORREA por la participación de los ciudadanos en la discusión de la política y la obra pública que él realiza en la ciudad, la que puede ejemplificarse con aquella triste frase de su propia cosecha, “yo digo y si quieren, ustedes escuchan”. La idea de participación de CORREA se acota a que si él triunfa en una elección y la gente aprueba su plan de trabajo, y permítaseme decirlo en la excluyente primera persona de su singular, “NO TENGO QUE COLNSULTAR DE NUEVO, SI A ALGUNO NO LE GUSTA ESE ESTA EN LA MINORIA”(O DE SEGURO ES DE LA PARTIDOCRACIA O ES PELUCON). Con esas palabras, CORREA ignora que lo democrático no es participar en una elección cada cuatro años, sino participar en todo lo que suceda durante esos cuatro años entre elección y elección, y que todos los ciudadanos (estemos en la mayoría o en la minoría) tenemos el legítimo derecho a hacerlo.

Yitux dijo...

No hay debate, porque si lo hubiera sería algo así: http://balconperegrino.blogspot.com/2009/02/alcaldia-de-guayaquil-debate-de.html

azul dijo...

cierto lo que dices, josé. los debates suelen ser de bajo nivel propositivo (académico ni en sueños y habrá que preguntarse si eso sería lo óptimo además) y de alto nivel mediático.

ahora, me atrevo a especular que el que de contrincante tenga a una mujer le reste cancha a nebot para lucirse como macho (que suele ser su instrumento de persuasión). y es que al electorado guayaco (en general, vaya, dejémonos del cuento ése de que los pobres ignorantes son los únicos que gustan del show) nos puede gustar la bravuconada pero no que 'se metan con las damas'. eso como que ya no se ve tan bien en un madera de guerrero. bueno, al menos no en el tipo de agresividad 'míreme a los ojos' aunque sí en levantarles la falda (como hacía abdalá con rosalía) y ni qué decir del 'marido es aunque pegue'. compleja mismo es la psicología macha.

ahora también pueda ser que un despliegue de agresividad aunque no se vea tan bien, igual le ayude a nebot porque '¡eso es lo que esta ciudad de ingobernables necesita, señores!'.

ay, mi guayaquil.

Gustavo dijo...

Xavier,

No puedo estar en absoluto en desacuerdo con la idea general del post, de que es un pésimo precedente que Nebot se niegue a debatir.

Quiero ir a un asunto más abstracto, porque me causa preocupación la posibilidad de que haya una reacción dogmática en los comentarios que anteceden en la línea de que siempre es mejor más democracia.

Al contrario, quiero afirmar que no todo se resuelve (o mejora) inyectándole más Democracia. Siento que la izquierda es, hoy en día, particularmente vulnerable a esta perspectiva, en un grado equivalente a la teología de los mercados de algunos libertarios.

Básicamente creo que la democracia deliberativa ideal es tan utópica como los mercados sin distorciones y con información perfecta. Podemos intentar acercarnos a ella, pero no llegar, y en este camino de acercarnos podemos hacer más mal que bien si tiramos por la borda otros mecanismos de control del poder estatal, como el mercado y los Derechos Humanos.

En otras palabras, tengo temor a la creciente politización de las instituciones y de las personas que ejercen poder bajo pretexto de incrementación de la democracia.

Un ejemplo de esto podría ser la judicatura. Como ciudadano, no quiero jueces que no le respondan a nadie, sin duda. Pero tampoco quiero jueces electoreros que decidan las causas mirando los índices de popularidad de las partes. El profesionalismo técnico es algo deseable y requiere cierta independencia de la política.

Concedo que el ejemplo puede ser inapropiado, pero es más ilustrativo que literal, pero al menos en mi opinión, por ahí va el asunto.

Saludos
Gustavo

(Debo señalar que no he ledío a Nino, aunque creo que a través de otros autores he llegado a tener un grado de remota familiaridad con las teorías de la democracia deliberativa. En todo caso espero no malinterpretar el asunto y sin duda es una asignatura pendiente.)

Fernando dijo...

Xavier;

¿Por qué no debate Nebó? Es muy sencillo, con el 70% de intención de voto contra un 25% que tiene Duarte (paliza histórica diría el energúmeno de Carondelet)Nebó no tiene nada que ganar en un debate y probablemente, como lo mencionas en tu post, por la condición de mujer de su adversario sí mucho que perder. Por estrategia política entonces lo mejor es no debatir y ningunear a Duarte que está claro no representa ninguna amenaza a la permanencia del Abogado en el sillón de Olmedo.

Lamentablemente mientras los debates no sean obligatorios los que llevan la delantera en las encuestas debatirán cuando les convenga o les de la regalada gana porque el fantasma de "mírame a los ojos" los persigue.

Xavier dijo...

Para Charles y José: introduzco un elemento de análisis en su debate, el siguiente texto de X. Andrade: http://www.experimentosculturales.com/textos/x/puertovitrina.html Si me preguntan, coincido con la visión del X. (lo que implica coincidir, en buena medida, con lo dicho por Charles.)
Charles, sobre lo que apuntas acerca del espacio público, no poco se ha escrito en esta bitácora y, por supuesto, muchísimo queda por decirse y discutirse. Y sobre tener un troll de planta, ja, no es una idea que me emocione demasiado, he de admitirte.
Azul, ese es precisamente el punto, si Nebot no debate porque es “antidemocrático y arrogante” o por razones de estrategia. Probablemente la respuesta beba de ambas fuentes. Pero lo que me interesó destacar (el artículo se escribió para ello) y me parece poco menos que irrefutable es que el que Nebot se niegue a debatir no tiene nada de sorprendente en razón de sus antecedentes antidemocráticos y arrogantes (para decirlo con tus propias palabras). Ahora, el otro tema que planteas, el de la afición guayaca por el líder de mano dura es complejo e interesante. Me parece que se relaciona con la historia reciente de la ciudad (en especial sus últimos 70 años) la que produjo habitantes (en sentido espiritual) con un escaso sentido de pertenencia y (en sentido material) con pocas pertenencias (los conocidos cinturones de miseria): los dos factores combinados produjeron dúctiles individuos que empezaron a votar a los líderes populistas de conocimiento y padecimiento públicos (Guevara Moreno, Velasco Ibarra, Assad Bucaram, Abdalá Bucaram, LFC, Jaime Nebot, Rafael Correa –a esto hay que introducirle muchísimos matices y será de seguirla) que encarnaron la idea de un cambio (o una revancha) que el ciudadano promedio no se siente (porque no siente que tiene el compromiso ni las herramientas para hacerlo) en capacidad de ejecutar: de ahí que sea el hombre fuerte su delegado para hacerlo por él.
Azul, coincido en que es importante hacerle notar a los candidatos que tienen la obligación (como tú misma lo pones) de debatir: en la medida en que los candidatos sientan que no debatir no es un buen negocio (sea porque no parecen demócratas, o parecen cobardes, o carentes de ideas, etc.) se obligarán a participar del debate, pésele lo que les pese. Provocar esa sensación depende de nosotros, con las pequeñas (acaso cada vez mayores y más influyentes) herramientas al uso.
Y sí, Azul, la excusa de “Correa también” es bien pobre e igualmente sospechosa. Digamos, lamentable.
José, ya mencioné arriba que no sólo me parece que sea un asunto estratégico y coyuntural, sino arraigado en un personaje que ha probado con suficiencia su desdén por conceptos básicos de la democracia. En todo caso, lo menos que deberíamos hacer quienes valoramos esos conceptos que él desprecia, es exigirle como candidato (y como autoridad, faltaba más) que a esos conceptos se atenga.
Coincido contigo en que los debates no suelen tener la altura de propuestas que uno esperaría. Sin embargo, esa no es razón para no exigirlos, sino para exigirlos más y mejores. Se me ocurre que escenarios posibles para obligar a los candidatos a precisar sus términos no son tan difíciles de crear, y sí creo que ese es el camino a recorrer.
Señor H, copiar un párrafo y atribuirle las frases de una persona o otra con el supuesto propósito de hacer un argumento provoca dos cosas: la primera, que no hace ningún argumento, con lo cual su propósito es fallido; la segunda, convocar a la vergüenza ajena. La entrada propone una discusión: como fue dicho arriba, el decir para participar en esa discusión “Correa también”, como idea “es bien pobre e igualmente sospechosa”. Suerte para la próxima.
Gustavo, coincido en tu percepción: “la democracia deliberativa ideal es tan utópica como los mercados sin distorsiones y con información perfecta”. (Valga decirlo, acaso como todo ideal). Y comparto, además, tu preocupación por una “creciente politización de las instituciones y de las personas que ejercen poder bajo pretexto de incrementación de la democracia”, siempre que coincidamos en definir “politización” en esa frase de manera negativa. (Porque una sociedad “politizada” en el buen sentido de la palabra es una sociedad cuyos integrantes tienen un genuino interés en debatir los asuntos políticos de interés público). Para el caso de la percepción, Nino tiene una respuesta sensata: “En primer lugar, es necesario aclarar, como lo he hecho en algún lugar, que cuando hablo de ‘personas’ o ‘seres’ imparciales, racionales y omniscientes ésta es una mera forma de presentación, ya que de ningún modo se presupone que hay o podría haber tales seres. Es menos equívoco hablar de ‘situación’ o de ‘circunstancia’ ideales y aludir a los principios que todos nosotros aprobaríamos o prescribiríamos si fuéramos completamente raciones, imparciales y conociéramos todos los hechos relevantes. Puestas las cosas de ese modo, como a veces lo formulo, se evitan una serie de especulaciones que son totalmente ajenas a mi tesis” (…) “La discusión real no reproduce una discusión ideal, sino que, a través de la participación de los interesados que hacen saber a los demás cuáles son sus intereses y qué intensidad tienen, hacen notar cuándo no son tomados en cuenta con igual peso que otros, traen al debate información relevante, detectan en los razonamientos ajenos errores lógicos, etc. Esa discusión maximiza la imparcialidad, la racionalidad y el conocimiento (…) (Nino, Carlos Santiago, Los Escritos de Carlos S. Nino, Derecho Moral y Política, Tomo II, Editor: Gustavo Maurino, Prólogo: Owen Fiss, Pág. 200 y 202). (El libro lo conseguí en Buenos Aires en octubre del año pasado, pero curiosamente encontré un ejemplar –no recuerdo si el tomo I o el II en un Mr. Books, no recuerdo si en Quito o Guayaquil –como ya lo tenía, no le presté pelota al asunto, ¡chiale!). Me parece que las citas de Nino contribuyen al debate sobre la necesidad de la democracia deliberativa, cuyo grado superlativo (la unanimidad) es asaz improbable, pero cuyo procedimiento es deseable en la medida en que conduce a que las decisiones de interés público que se adopten tengan un debate previo amplio e inclusivo (aunque siempre imperfecto: con lo cual, el temor que tú tienes y que yo suscribo, no merece desdeñarse y prueba la importancia de permanecer alerta ante toda distorsión y abuso).
Sobre el ejemplo de la judicatura, como tú mismo advertiste, es inapropiado para el caso en análisis. Sigámosla.
Fernando, vale lo dicho en el comentario a José.
Salute.

Anónimo dijo...

La cita que hace Señor H, a mi parecer es válida. ¿o acaso crees que Rafael Correa es más democrático que Jaime Nebot?

¿Jaime Nebot es tan autoritario y prepotente como Rafael Correa? Yo creo que si y sus acciones públicas justifican mi respuesta.

Anónimo dijo...

POR QUÉ LA PREGUNTA ES POR QUÉ NO DEBATE NEBOT Y NO POR QUÉ NO DEBATE RAFAEL CORREA? La respuesta es que Xavier Flores era un burócrata de este gobierno que vivía con un sueldo pagado con nuestros impuestos. Ayyy los sociolistos!!
Lo que debe ser crítica generalizada a todos los partidos políticos, se lo ocultan a su lider redentor!

Alberto Hidalgo Chambers

Xavier dijo...

Anónimo, la respuesta a tu inquietud es muy sencilla: la entrada propone un debate y trazar una analogía con otra idea (sea referirse a Correa o a cualquier otra persona o cosa) con el propósito de desvirtuarla no es discutir la idea que se propone sino desviar el debate. Correa puede ser peor que Nebot, el peor del mundo mundial, pero es que eso no es lo que la entrada propone para debatir: aprendamos a debatir las ideas. Sería tan imbécil como que un simpatizante del Gobierno pasara por todo blog guayaco que critica al Gobierno central (que los hay, y los hay muchos) descalificando la crítica que se le hace al Gobierno central porque no se critica en similares términos al Gobierno seccional “del fascista miserable de Nebot”. No tendría sentido, ¿no? No lo tendría porque no contribuye a debatir seriamente el tema en cuestión. Es el mismo caso.
AHCh, lo tuyo no contribuye al debate: constituye solamente una vulgar declaración de prejuicios. Si de veras crees que esa es la respuesta, tu capacidad imaginativa y argumentativa vale menos que la vecindad de El Chavo (ya sabes la canción, sino: http://www.youtube.com/watch?v=E-e9TIjHclU). En todo caso, lo que pienses de mí en esos términos, me tiene muy sin cuidado. Eso sí, cuando quieras, eres bienvenido al debate. Suerte.

Fanny J.V. dijo...

Desafortunadamente el ego y la prepotencia muchas veces han cegado a nuestro alcalde, lo cual le impide debatir con sustento frente a frente cualquier adversario, sea éste de la oposición o de su misma tendencia. Creo que un debate le ayudaría a darse cuenta que no todo lo que el propone es acertado. (Sólo por mencionar un ejemplo cuando permitió la construcción de las bases de un casino en pleno malecón regenerado? y cometió la barbaridad de decir: que si no aceptan ese casino no se aceptará ninguno en áreas regeneradas.. )Este y muchos otros temas son asuntos olvidados en tiempos de campaña, pero que después de un tiempo volverán a surgir y crear controversia.
Si bien el alcalde goza de una preferencia en las próximas elecciones, un debate nos ayudaría a todos como ciudadanos para poder discernir en qué se basan los planes de trabajo de cada uno, y analizar las críticas de ambos lados. Yo sí creo q un debate es necesario para informar a un votante, sin que se lo llegue a convencer o parcialmente satisfacer. Saludos Xavier,
Fanny

Charles dijo...

Xavier:

muy interesante tu link, y los demas ensayos son aun mejores. Excelente material de lectura.

A mi forma de ver, un sitio de esparcimiento deberia permitir a la gente expresarse con total libertad. Por ejemplo, me encantaria que el Malecon fuera una especie de Central Park, de NY. Es decir, que existieran amplos espacios verdes donde uno podria ir y hacer camping, entrar con su perro, acostarse a leer un libro, o quedarse dormido un rato bajo un arbol. es decir, libertad para hacer lo que le venga en gana, sin tener miedo que venga el guardia a quitarlo a uno pq se beso con su pareja.

claro, con esa libertad viene implicados ciertos riesgos, como los existen en el Central Park, que se metan ladrones, o exhibicionisas, pero existen formas de control de esos abusos. Y por tener esa clase de libertad, bien valdria la pena. Esa seria la mejor forma de culturizar a la gente en el concepto de libertad, del que tanto lloriquean cierto sector pseudo-liberal.

Y digo pseudo, pq para otros aspectos son conservadores al extremo, pero en lo que les conviene se autoproclaman libertarios.

Ángel Largo Méndez dijo...

Para Nebot el dar una respeusta clara de sus planes, proyectos, objetivos (si es que los tiene) ante la opinión pública, es una sunto inoficioso. Es raro que el alcalde, manejando un dirscurso mas prolijo que Duarte, se niegue a debatir, sabiendo que tiene las de ganar ¿O es que acaso no qiere dar oportunidad a algunas preguntas sin respeustas de parte de la contrincante?

Mientras sigue el Madera de Guerrero en el poder, el debate ciudadanos seguirá sumiso a "yo ahblo y si ustedes quieren, escuchan" y eso es lo preocupante, DE que si eld ebate e scon Duarte, Pin o quien sea, lo de menos. La posibilidad de que el alcalde se enfrente a las preguntas de los ciudadanos por su gestíon, son solo sueños de perro, porque para la democracia dedistica de Nebot, luego de elecciones el mutismo es total y solo el tiene el control.

Anónimo dijo...

Así como como en el fútbol equipo ganador no se cambia, en política la regla numero uno es que el que va al frente en las encuestas no debate. Todo político sabe esto. Un debate le puede dar la vuelta a la tortilla en un día. Si Bonilla fuese al frente en las encuestas, ser'ia Nebot quien estuviese buscando el debate y los asesores de Bonilla quienes se lo prohibiesen. Por que no debate Jairala?