10 de agosto

10 de agosto de 2016


En el libro del profesor de historia en la Universidad de Harvard John Horace Parry (1914-1982), ‘The spanish seaborne empire’, se lee esta breve explicación de los sucesos empezados en Quito el 10 de agosto de 1809, que hoy conmemoramos:

“un grupo de magnates locales formó una junta en 1809, metió presos a los miembros de la Audiencia y se proclamaron a sí mismos gobernantes conjuntos en nombre de Fernando; fueron rápidamente derrotados por una fuerza despachada desde Bogotá por el virrey, y la mayoría de ellos fueron ejecutados. Desde entonces, Quito se mantuvo tranquila hasta 1821” (1).

En resumidas cuentas: una revuelta hecha por magnates del Interande norte, ladina en su contenido y fallida en su resultado: eso fue nuestro 10 de agosto.

(1) Parry, John Horace, ‘The spanish seaborne empire’, Alfred Knopf, New York, 1981 [Primera edición, 1966], p. 352. El libro es parte de la colección ‘The history of human society’, a cargo del historiador británico J. H. Plumb. El texto original dice lo siguiente: “a group of local magnates formed a junta in 1809, imprisoned the members of the audiencia and proclaimed themselves joint governorns in Ferdinand’s name; they were quickly overthrown by a force despatched from Bogotá by the viceroy, and most of them were executed. Quito thereafter remained quiet until 1821”.

3 comentarios:

Santo y Seña dijo...

Estimado Xavier: el profesor de Harvard demuestra su ignorancia completa sobre el proceso independentista de Quito -y de América Latina-. Citas una obra que nada tiene que ver con los estudios contemporáneos. Como no puedo extenderme en este comentario, quienes estén interesados en aclararse sobre el tema bien pueden acudir a mi libro "Quito en el Bicentenario del proceso de la Independencia del Ecuador" [Quito, Editorial Abya Yala - PUCE/THE - ADHILAC, 2014]. En todo caso: 1. La Revolución de Quito inició el proceso de la independencia; 2. No fue un grupo de "magnates locales" quien condujo el movimiento del 10 de agosto de 1809, sino una élite ilustrada; 3. La independencia provocó la ruptura con el colonialismo, un fenómeno de significación mundial; 4. no se puede confundir el proceso de la independencia con el Estado que surgió después con el nombre de Ecuador. JUAN J. PAZ Y MIÑO C.

Gustavo Vaca dijo...

Pero le juraron lealtad a Fernando VII, verdad?. Ese parece ser un hecho irrefutable. No suena a lo que se entiende por independencia.

alfredo eduardo parrales leon dijo...

Es que incluso la liberación de España tuvo tintes burgueses, por eso se mantuvo el sistema hasta el viejo luchador que pateo el tablero, y le costo la vida.